imagotipo

El Observador Parlamentario / Antonio Tenorio Adame

  • Antonio Tenorio Adame

* Senado se aboca a Reformas, diputados atrapados por Presupuesto

* El control piramidal de los Congresos Locales

 

Los trabajos del  Congreso marchan en dos orientaciones facultativas: la legislativa y la del control.

En el Senado se deja sentir el espíritu reformador, mientras en San Lázaro se pronuncian por ejercer las facultades de control político sobre el Presupuesto Federal de 2016.

El recinto legislativo de Reforma es sensible en el campo de los derechos humanos:

-El presidente del Senado, Roberto Gil Zuart, plantea la conveniencia necesaria de la participación de las Fuerzas Armadas –en base a la experiencia del fuero constitucional-  sobre  las normas que “regulen su participación en tareas de seguridad interna”, también advierte de la aprobación a tiempo de los dictámenes de las Leyes Secundarias en Transparencia.

-En el ámbito de las desapariciones forzadas, la senadora Angélica de la Peña, inaugura las consultas para dictaminar las iniciativas en la materia, y pide al Ejecutivo Federal reconocer al Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU. Además, escucha, otra vez, el caso Iguala por parte del presidente de la CNDH.

-Se debate el “derecho de réplica” con abierta repulsa de la oposición.

En tanto, en la Cámara de Diputados una vez integradas las Comisiones ordinarias, se desplaza en el torrente de iniciativas sin dejar al margen la discusión y aprobación del Presupuesto;

-El  presidente de la Mesa Directiva, Jesús Zambrano, se pronuncia por el respeto al  Presupuesto 2016, en términos de asegurar que “los apoyos y recursos sean para mejorar la calidad de vida de quienes más lo necesitan”. Un enfoque social y solidario.

-La Comisión de Hacienda, que preside la diputada Gina Cruz Blackledge, con el fin de mejorar el Paquete Económico para el Ejercicio Fiscal 2016, se mantiene en sesión permanente en la consulta de organismos empresariales,  órganos civiles, académicos y  del Congreso, se propone con frecuencia solicitar incentivos  fiscales que alienten a las empresas como medio de reactivar la economía. Es aprobada en Comisiones la Ley de Derechos.

-Asimismo,  la presidenta de la Comisión de Transportes, la diputada federal, Evelyn Parra Álvarez (PRD), demanda que se transparente el crédito de tres mil millones de dólares otorgado por trece organismos financieros para la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

Son los avatares del vaivén presupuestal que el Congreso vive cada año.

LA CONFERENCIA PERMANENTE DE CONGRESOS LOCALES (CPCL), celebró en la ciudad de Puebla su Séptima Convención, la CPCL es un encuentro de las Representaciones locales, declarada autónoma en sus principios pero bajo control de la Federación.

El poder piramidal lo confiere los resultados de su Convención, las directrices de reformas legislativas fue inducida por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong: la transformación del Sistema de Justicia Penal, la iniciativa sobre Mando Único Policial y los Derechos Humanos; el secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, abordó el tema de la pobreza y la secretaria de Desarrollo Territorial y Urbano, Rosario Robles, les recetó el conflicto del espacio urbano.  El avance es que la Federación,  por lo menos, ahora los reúne.

No es extraño que el presidente del Senado, Roberto Gil Zuart, manifieste su duda de que “en quince años no se registra “ningún planteamiento de Reforma Estructural al sistema federal mexicano” pero sí “pequeñas reformitas” que alteran inconscientemente la forma en la que funciona el arreglo federal; es decir, el conjunto de jurisdicciones, el conjunto de órdenes de Gobierno.

DECADENCIA DEL SISTEMA, se comentan “en pasillos” de los riesgos a la estructura del poder del Estado: 1. la tendencia a favorecer al senador con licencia Raúl Cervantes Andrade para designarlo como ministro de la Corte, se dañaría la División de Poderes en que se sustenta su precario equilibrio. 2. Los candidatos independientes es la otra amenaza que se cierne sobre la estructura de los partidos hegemónicos, base del poder local, terminaría con el “feudalismo de los gobernadores”.