imagotipo

El otro lado de la cama

  • Entre Piernas y Telones : Hugo Hernández

El otro lado de la cama nació en España como película en 2002. Se trata de un singular musical, primero porque fue armado con canciones no escritas directamente para esta puesta (sino famosas previamente en el radio) como sucede en puestas en escena muy conocidas en México como Mentiras, Bésame mucho, Si nos dejan, Hoy no me puedo levantar… y singular también, porque su elenco estaba integrado por actores, más que por cantantes (Paz Vega, Ernesto Alterio, Guillermo Toledo y Natalia Verbeke), con lo que se daba un toque especial a la cinta.

Tal fue el éxito de la película que en 2014 se estrenó en Madrid su versión teatral, que se convirtió en un hitazo, luego el fenómeno se repitió en Argentina en 2016 y hace unos meses tocó el turno a México.

Para su primera temporada, la obra se estrenó con un elenco muy de moda. Todo parece indicar que les fue bien en taquilla, sin embargo, algo pasó y repentinamente la compañía se desintegró y con un nuevo reparto (que solo incluye a uno de los integrantes originales) retomó su temporada.

He de admitir que fui a verla más por morbo que por otra razón y con bajas expectativas, pero…

Oh sorpresa, me encontré con un trabajo fluido, bien armado, muy bien adaptado a la realidad mexicana y un elenco muy sólido, en el que destacan, mucho, de verdad, Alex Sirvent y Faisy (este último desde la temporada anterior).

Escrita por David Serrado, El otro lado de la cama cuenta la vida de dos parejas que empiezan poniéndose el cuerno, hasta que la relación se convierte en una mezcolanza que ya nadie entiende. Si bien la anécdota es simple, está llena de guiños al espectador que lo hacen parte de la trama, que termina por ser un gran espejo de lo que se vive en la realidad
cotidiana.

Esta cercanía con los hechos se vuelve una empatía real, pues la historia avanza a través de canciones famosas que todo mundo hemos cantado o escuchado
alguna vez.

No es una sorpresa, porque ya he visto otros buenos trabajos suyos, Ricardo Díaz tiene aquí un estupendo desempeño como director de escena, que complementa muy bien con un diseño de escenografía que resuelve con mucho tino y creatividad los muchos lugares en que sucede la acción.

Ana Layevska y Marimar Vega, más conocidas por su trabajo como actrices, aquí cumplen excelentemente bien como cantantes. Esta sí es una sorpresa, pues con gran soltura podrían estar en otros muchos musicales más exigentes.

Para mí los principales aciertos del montaje son, como ya lo dije: Faysy, de quien, lo admito, desconocía sus dotes como cantante, a los que saca aquí un gran provecho, pero especialmente sus muy altas capacidades cómicas.

Y de verdad bravo, muchos bravos, para Alex Sirvent. Estupendo actor, excelente comediante, gran dominio escénico, buen
cantante…

Desde hace algunos trabajos (televisivos y teatrales) he visto cómo Alex ha crecido como intérprete y lo veo ahora como brillante cabeza de compañía, pues el mayor peso del montaje recae en
sus hombros.

El otro lado de la cama está en sus últimas semanas de vida en la ciudad de México, en el Foro Chapultepec. ¡Vale mucho la pena!