imagotipo

El otro Monumento a la Revolución

  • Ojos citadinos: Tania Avilés Cruz

Lugar de encuentros y reuniones, símbolo de una de las luchas sociales más importantes en la historia de nuestro país, testigo fiel del paso de los años, siempre intacto, conservando su estructura original por más de 100 años. Se trata del Monumento a la Revolución, ¿Cuántas veces han pasado frente a él?, pero, ¿creen que lo conocen de verdad? Se sentirían sorprendidos al ver todo lo que este ícono de la Ciudad de México atesora en su interior y al visitarlo a conciencia, estoy segura que pensarían que se trata de “otro” Monumento a la Revolución.
SU HISTORIA

Iba a ser un Palacio Legislativo, Porfirio Díaz lo mandó construir y sería uno de los más lujosos y grandes del mundo.

En 1906 comenzó su construcción con una masiva estructura metálica y tecnología de vanguardia para la época, a cargo del arquitecto francés Émile Bérnard.

En 1912, el inicio del movimiento revolucionario suspendió la obra que quedó abandonada por dos décadas.

El arquitecto Carlos Obregón Santacilia rescató la obra inconclusa y el escultor mexicano Oliverio Martínez se sumó al proyecto.

En 1936, el Monumento se constituye como un mausoleo y ahí se trasladan los restos de Venustiano Carranza, Francisco I. Madero, Plutarco Elías Calles, Francisco Villa y también yace ahí Lázaro Cárdenas desde su muerte en 1970.

El Monumento se concluye en 1938 y fue concebido como un mirador público que permaneció abierto por tres décadas. A partir de 1970 el recinto quedó abandonado, deteriorándose de forma considerable.

En 2009 se rescata este espacio, sufriendo una restauración y remodelación, con motivo de los festejos por el centenario de la Revolución.

Más allá de datos, el sitio ofrece una serie de experiencias que mezclan diversión, arquitectura y una maravillosa vista, cuenta con dos tipos de acceso: al Mirador y Revolucionarte
CIMENTACIÓN

Aquí inicia el recorrido, donde se adentrarán en su estructura tipo Torre Eiffel, bajarán para conocer los cimientos originales del año 1900 y podrán apreciar los remaches que sujetan todo el
acero.

Y para degustar algún alimento típico sintiéndose como en la época revolucionaria, la recomendación es visitar el Café Adelita, un sitio en forma de vagón de tren, con música de corridos revolucionarios, que los llevará a un verdadero viaje en el tiempo. Cuentan que la malteada de fresa era la favorita del general
Francisco Villa.

Para los amantes de los souvenirs, aquí también se encuentra una tienda de diseño para adquirir todo tipo de recuerdo revolucionario.
ELEVADOR PANORÁMICO

Desde el vestíbulo del Monumento podrán acceder a este elevador de cristal y llegar hasta su mirador, donde hay una extraordinaria vista de la Ciudad, podrán usar telescopios para un mejor acercamiento, hay una cafetería, guías que les platicarán datos históricos de los diferentes edificios que desde ahí se aprecian y pueden permanecer el tiempo que quieran
PASEO ESTRUCTURA

Se internarán en sus pasillos laberintícos, conocerán la arquitectura del lugar y podrán admirar una exposición de monumentos de barro, además, figuras de cera de Villa y Zapata, traídas de Londres y hechas por los discípulos del estudio de Madame Tussauds, los recibirán en este espacio.

 

ACCESO A LA LINTERNILLA

La linternilla es el mirador más alto del Monumento, está a una altura de 65 metros, para llegar se internarán en una bóveda conociendo la estructura original y estando ahí, apreciarán sus dos estructuras de cobre.

Aquí tendrán la mejor vista de toda la Ciudad, (360°) y si aprecian una abolladura en ella, es porque alguna vez le cayó un rayo, o incluso verán un impacto de bala, que hizo un policía, en su intento de disparar a unos estudiantes del movimiento estudiantil de 1968, que se resguardaban en este sitio.
AMANECERES MONUMENTALES

Para los madrugadores, esta actividad adicional se realiza con previa cita a las 6 de la mañana, podrán hacer el mismo recorrido, con la meta de llegar a la linternilla para ver un lindo amanecer y terminar el paseo en el Café Adelita, con un desayuno.

@tan_avil