imagotipo

El pago de impuestos / Cuentas Claras / Carolina Navarrete

Por definición, a nadie le gusta pagar impuestos. Salvo honrosas excepciones, nunca es bien aceptado este tributo que exigen los gobiernos a los contribuyentes que están obligados a su pago. Y esto da pie a la evasión y elusión fiscal, problema reconocido en todo el mundo.

El problema del no pago de los impuestos va desde el contribuyente común y corriente que busca evitar entregarle al fisco unos cuantos pesos, hasta las grandes empresas que no pagan millones de pesos en impuestos, afectando así las finanzas de los países.

Estas grandes empresas, normalmente transnacionales, tienen a su servicio a expertos fiscalistas, quienes se encargan de buscar vacíos en las leyes fiscales o cualquier resquicio que les permita no pagar los impuestos que deben.

Estos fiscalistas son muy cotizados y cobran sus servicios muy caros, pero todo esto es perfectamente compensado por el “ahorro” en los impuestos que consiguen a las empresas, gracias a la “ingeniería financiera”.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico preparó toda una reforma integral, coherente y coordinada de la normativa tributaria internacional que cierra las “lagunas” que permiten que las empresas “desaparezcan” o trasladen artificialmente recursos hacia países de baja o nula tributación, lo que se conoce como “paraísos fiscales”.

El proyecto, respaldado por los ministros de Finanzas del Grupo de los Veinte, estima que hay pérdidas globales de recaudación en el ámbito del impuesto sobre sociedades de entre cuatro y diez por ciento, es decir, de 100 mil a 240 mil millones de dólares al año, pero el impacto potencial es particularmente mayor en los países en vías de desarrollo, dado que su dependencia en la recaudación por este impuesto es generalmente más alta.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, dijo que en México se tienen identificadas más de 20 empresas transnacionales con las que el SAT ya está en conversaciones para que paguen en México, y no en otros países, los impuestos sobre las utilidades que generan.

Se trata de grandes contribuyentes que tienen establecimientos, miles de empleados, una gran producción, exportaciones. Y que son muy “creativos” a la hora de usar distintos países para minimizar el pago de los impuestos.

Jurídicamente es válido el uso de toda esta “ingeniería financiera” para reducir el pago de los impuestos, pero finalmente es inequidad.

***********

Ante cientos de jóvenes y empresarios que se dieron cita en la Semana Nacional del Emprendedor 2015, el presidente de Grupo Salinas, Ricardo Salinas Pliego, aseguró que para construir un México próspero es necesario fomentar una sólida cultura emprendedora, ya que el empresario es la piedra angular de la modernidad, del crecimiento económico y de la generación de riqueza.

Salinas Pliego, quien ha asumido el apoyo a los emprendedores como una causa personal, señaló que el empresario concibe y hace realidad ideas que transforman al mundo, “toma riesgos, crea productos y servicios que llevan bienestar y progreso a la sociedad y además, genera empleos”,

Recalcó que una de las facetas más importantes del necesario cambio cultural en nuestro país es fomentar una cultura emprendedora. De ahí su mensaje para los jóvenes emprendedores: “En México no tenemos más tiempo que perder. Debemos inculcar en nuestros jóvenes una cultura de respeto a la ley, del esfuerzo, innovación, independencia y la voluntad de tomar riesgos. En un mundo conectado y cada vez más globalizado, se torna más importante la capacidad de razonar, imaginar y crear”.
caro.navarrete@yahoo.com.mx