imagotipo

El Poder de la CNTE

  • Federico Ling Sanz

Federico Ling Sanz Cerrada

Hay dos noticias que sobresalen en el contexto de las primeras planas y noticias del viernes de esta semana que termina: más bloqueos de la CNTE y más protestas y mesas con los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa. Lo anterior, me resulta todavía un poco sorprendente (no realmente) porque quiere decir que nuestro país – en especial nuestro Gobierno – no ha logrado dar pasos para la construcción de una imagen y una percepción pública más favorable a los ojos de los espectadores nacionales, pero sobretodo internacionales.

La crisis de los 43 estudiantes de Ayotzinapa (enmarcado en el contexto noticioso de la famosa “Casa Blanca”) marcó un parteaguas para el Gobierno de la República, especialmente en la imagen de su titular. Esta percepción se ancló fuertemente en la mente y el inconsciente de las personas y hasta la fecha no se ha podido borrar. Las lecciones que el gobierno debió aprender en su momento fueron prácticamente nulificadas y no se tomaron acciones para prevenir la crisis. Me atrevo incluso a decir que buena parte de esta crisis provino de la nula respuesta gubernamental para atender el problema. No hubo acciones proactivas para responder a lo que se venía – tampoco las hubo reactivas – simplemente no las hubo de ningún tipo. Y esto terminó por taladrar hasta lo profundo de la popularidad presidencial (hay que ver las encuestas recientes sobre la aprobación del mandatario).

Ahora en día la crisis actual tiene que ver con los maestros. Es incongruente que los encargados de educar a los mexicanos y de asegurarse que aprendan, se rehúsen ahora a someterse a un examen para garantizar que son aptos para el puesto. Más adelante hablaremos de la clase de personas que resultaron ser los “maestros” o bien, las motivaciones políticas y económicas que hay detrás. Lo que quiero decir el día de hoy es que el Gobierno, más allá de todo esto, no ha sabido entender, analizar y actuar en consecuencia. Creo que los maestros le han tomado la medida al Gobierno federal y amenazan con ser el siguiente gran problema nacional. Pareciera que el sexenio actual estará dividido en tercios: el primero marcado por Ayotzinapa y la Casa Blanca, y el segundo, por la rebelión de la CNTE.

Este grupo de choque está provocando serios problemas de ingobernabilidad en el país y los llamados al diálogo parecen no funcionar. Las causas no me quedan del todo claras, pero lo que parece que está sucediendo es que, los opositores han encontrado un vehículo para elevar su protesta con el Gobierno Federal y el grupo gobernante. ¿Quién está atrás de ello? Quizá para responder a esta pregunta hay que resolver primero la interrogante de quién está atrás de las protestas por los famosos “43”. Posiblemente sean los mismos, o sean grupos afines con agendas similares y paralelas. En cualquier caso, parece que el Gobierno está – una vez más – paralizado y no sabe cómo responder.

Si no se actúa en consecuencia – y rápido – creo que la CNTE terminará por dar el golpe final a la credibilidad del gobierno durante los próximos meses. Y esto a nadie conviene. Si de por sí nuestro país tiene que luchar contra la percepción de inseguridad por el crimen organizado, lo menos que necesitamos ahora es que un grupo civil rebelde genere tal nivel de ingobernabilidad, poniendo en jaque a todo lo demás. Es momento de actuar, porque las riendas de México se le están yendo de las manos a los encargados. Y recuperarlas no es fácil.
www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información