imagotipo

El pragmatismo como propuesta para la relación México-EU

  • Marco Bernal

  • Marco A Bernal

El presidente Enrique Peña Nieto, al clausurar el miércoles pasado la 14 Cumbre Mundial de Negocios en Puebla, sostuvo que se trabajará “con enorme pragmatismo” para privilegiar el diálogo con la administración del presidente electo de EU, Donald Trump. EPN mencionó que el diálogo debe considerar tres principios no negociables: defender la soberanía, el interés nacional y la protección de los connacionales que residen en ese país.

Esta postura por parte del Gobierno mexicano es correcta y requiere ejecutar acciones que favorezcan una sana convivencia bilateral y fomenten la negociación. Se necesitan estrategias claras y actores idóneos para establecer acuerdos políticos y económicos, así como para desarrollar políticas públicas comunes en materia de seguridad y derechos humanos.

Las estrategias políticas para establecer acuerdos y generar una sana convivencia se enfocarán en resaltar las coincidencias entre las dos naciones para facilitar la negociación. Las propuestas retomarán la importancia de la ubicación geográfica de México, que lo colocan como un puente entre América del Norte y América Latina. Por otro lado, la Embajada de México en EU continuará con el ritmo activo de negociación en el Congreso Americano y de atención a mexicanos en ese país.

Las estrategias económicas, encaminadas a resaltar la importancia de una relación macroeconómica y los beneficios productivos que la colaboración comercial genera a ambos países, deben resaltar los beneficios logrados con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, como el aumento de la producción industrial; así como fortalecer el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, para diversificar el comercio de la región.

Es necesario establecer políticas comunes en materia de seguridad que respeten la soberanía de ambas naciones y a la vez respondan a los problemas de tráfico ilegal de personas, armas y narcóticos, así como plantear objetivos compartidos para proporcionar seguridad a los ciudadanos de ambas naciones. Las estrategias de intervención para hacer frente al crimen organizado deben ser acordadas en un ambiente de respeto e igualdad entre los dos países.

Es fundamental asegurar el respeto a los derechos humanos de los connacionales que radican en EU. Es necesario establecer protocolos que cumplan con Tratados internacionales en materia de derechos humanos para asegurar el trato digno a las personas. La negociación de impuestos al tránsito de viajeros por estudios, trabajo o recreación debe favorecer el fácil acceso en las fronteras a los mismos.

El trabajo diplomático que plantea el Gobierno mexicano se basa en una política interna que integra a las distintas fuerzas políticas y los diversos actores sociales del país para consolidar una política externa. El planteamiento de acciones pragmáticas que beneficien a la nación hace una llamado a dejar los intereses personales a un lado e invita atrabajar en unidad nacional para responder a este contexto político.