imagotipo

El Premio Cervantes 2015 a un cervantista mexicano | Juan Antonio García Villa

  • Juan Antonio García Villa

Según se anunció en días pasados, el Premio Cervantes 2015 se adjudicó al mexicano Fernando del Paso. Como bien se sabe, se trata del más prestigioso galardón literario, sin contar el Nobel por supuesto, a que puede aspirar todo escritor que redacte en castellano. No es, por lo tanto, un reconocimiento menor.

El Premio Cervantes, denominado así en honor del más grande escritor de todos los tiempos, Miguel de Cervantes (1547-1616), fue instituido en 1975 por el Ministerio de Cultura de España. Entre los cuarenta escritores laureados desde entonces se cuentan seis mexicanos, ya incluido Del Paso.

Qué bien que los escritores que lo merezcan reciban reconocimiento público y honores. Lo cual no sucedió por cierto con el genial autor que da nombre al premio, pues bien conocido es que Cervantes fue pobre y sin el debido reconocimiento a su talento mientras vivió. Además de haber sido siempre víctima del infortunio, sin el menor asomo de buena suerte. A grado tal que uno de sus más lúcidos biógrafos modernos, Andrés Trapiello, ha escrito que de haberse establecido el Premio Cervantes cuando él vivió, con toda seguridad se le habría otorgado primero a Lope de Vega, contemporáneo suyo a quien siempre sonrió la fortuna, que al propio autor de El Quijote. O tal vez a éste nunca.

Pues bien, aunque Del Paso recibirá el galardón directamente de manos del rey de España en abril del año próximo, junto con una recompensa en metálico por alrededor de 135 mil dólares, no deja de ser significativo que el anuncio se haya hecho en el año en que se cumplen precisamente cuatrocientos de la publicación de la segunda parte de El Quijote. Y que el premio lo habrá de recibir en abril del próximo 2016, cuando se cumplan cuatro siglos de la muerte del insigne escritor. Fecha por cierto, el 23 de ese mes, que ha sido declarada como el Día Mundial del Libro.

La obra literaria de Del Paso es no solo reconocida, sino también conocida. Se supondría, según el orden natural de las cosas, que primero es lo mencionado en segundo término, pero no siempre y necesariamente es así. Porque suele suceder con no pocos escritores que son reconocidos por su obra literaria, aunque ésta no se conozca, o se conozca poco o mal. No es el caso de Del Paso. Baste señalar que hace algunos años, según encuesta entre lectores levantada por la revista Nexos, su novela Noticias del Imperio fue considerada como la mejor y más leída novela mexicana del siglo XX.

El Premio Cervantes 2015, Del Paso, es también notable cervantista. Hace once años publicó un magnífico libro que tituló Viaje alrededor de El Quijote. Con modestia que se advierte sincera, expresa en el prólogo su duda de que ese estudio suyo pueda llegar a ser de alguna utilidad, en razón de que hay “tantos otros sobre El Quijote”. Y se duele de no poder llegar a ser un profundo cervantista porque “ya pasados los sesenta años de edad” no le alcanzaría la vida para serlo.

Vale señalar, sin embargo, que el jurado que resolvió otorgarle el premio consideró enriquecedora “su aportación al desarrollo de la novela, aunando tradición y modernidad como hizo Cervantes en su momento”.

/arm