imagotipo

El PRI leal a México | Acontecer Político | José Luis Camacho Vargas

  • Editoriales

Con gratitud al doctor José Narro Robles, por8 años de servicio a nuestra máxima casa de estudios.

Lejos de dejarse llevar por el canto de las sirenas, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) está trabajando arduamente, no solo para presentar propuestas de proyectos eficaces y que verdaderamente solucionen los problemas de las trece ciudadanías que el año próximo renovarán diversas autoridades en sus Estados, sino también fortaleciendo, de la mano de militantes y liderazgos regionales, su estructura organizativa para llevar a cabo la siguiente transformación del PRI, y con ello, contar con los elementos fundamentales para seguir cumpliéndole a México en este siglo XXI.

Manlio Fabio Beltrones Rivera, presidente nacional del PRI, es un fiel convencido de que lo importante en una elección es el proyecto, pero no uno que sea producto de la improvisación, ocurrencia o capricho de alguien, sino resultado de un amplio y profundo proceso de discernimiento, consenso y acuerdo entre los diversos actores sociales, cuyas características definirán el perfil de las mujeres y hombres capaces de ponerlos en práctica y cumplir con lo ofrecido.

Primero el programa, después la mujer o el hombre para llevarlo a cabo.

Parafraseando a don Jesús Reyes Heroles, el líder tricolor tiene muy presente que una lucha políticas y sobre todo electoral, es para construir un proyecto de país, un proyecto de Estado, y ese proyecto posteriormente tendría a quien se encargaría de ponerlo en marcha y cumplirlo.

De ahí que el líder nacional de los priístas haya puesto en marcha los “Diálogos por el Estado que queremos”, como un esfuerzo colectivo para articular las demandas ciudadanas y preparar una oferta política con la que la población se sienta plenamente identificada y atendida por este partido político.

Beltrones Rivera ha señalado el rumbo: “Debemos acercarnos a los liderazgos sociales y a todos aquellos liderazgos emergentes para estar preparados, a fin de comprender y atender como partido, las causas ciudadanas y demostrar por qué la democracia –como régimen político y forma de vida– es impensable sin la existencia de los partidos políticos”.

El reto no es menor, pero el PRI tampoco lo es, ya que siendo el partido político con el mayor padrón de México, su fortaleza, su razón de ser y su brújula es su propia militancia; aquella que trabaja permanentemente en las secciones y en los comités municipales y defiende los postulados del PRI en cada espacio de su comunidad.

La militancia es la que hace del PRI el partido político mejor organizado y que está presente en todos los lugares del accidentado relieve nacional.

Por ello, cuando se abren los procesos para elegir abanderados a los diversos puestos de elección popular, el PRI tiene mucha tela de donde cortar, pues entre sus filas se encuentran mujeres y hombres capaces, comprometidos y leales, virtudes imprescindibles que hacen una realidad la unidad partidista y no el oportunismo político que caracteriza a otros partidos políticos.

“La unidad es principio y base del PRI”, ha expresado Manlio Fabio Beltrones, quien a través de acciones y ejemplos, se ha comprometido a conservarla.

En tal sentido, ha dado inicio la renovación de las directivas estatales del PRI, teniendo como característica fundamental escuchar, atender y fortalecer a la militancia, pues en esa medida se garantiza la cohesión y mejores condiciones de competitividad electoral.

No cabe duda que el del siglo XXI es un priísmo vivo, en movimiento y en transformación, que respira la realidad social y exhala propuestas y planteamientos de solución y concordia entre los mexicanos.

“Buscamos innovar con audacia y cambiar para fortalecernos sin exclusiones ni rupturas”, han sido las palabras del presidente nacional del PRI, quien a lo largo de su trayectoria política se ha distinguido por ser un hombre que dialoga, consensua y resuelve. Su palabra y su trayectoria son su divisa.

camachovargas@prodigy.net.mx

Twitter: @jlcamachov