imagotipo

El PRI vs Donald Trump

  • Jorge Schiaffino

Una vez que las candidaturas a la Presidencia de Estados Unidos han sido definidas en las convenciones tanto republicana como demócrata, es ya una realidad que Donald Trump, podría resultar electo en noviembre próximo y resultar un escenario cuando menos de confrontación, debido a todas las expresiones y propuesta polémicas que ha hecho públicas durante las elecciones primarias.

Ante esta situación, resulta clave que la clase política en México tome una posición responsable para dar respuesta y no permitir que se siga intentando generar una mala impresión, así como las ofensas hacia nuestros connacionales que residen, trabajan o estudian en el país vecino.

Desde luego el recién electo dirigente nacional del PRI, no puede ser ajeno a esta situación y como el principal apoyo moral e institucional al Presidente de la República, debe insertarse en el debate y tomar una posición para responder dentro de la mayor civilidad y diplomacia a los señalamientos absurdos y provocadores del candidato republicano a la Casa Blanca.

Enrique Ochoa, debe desde luego estudiar y actuar en consecuencia, con las bases de la política exterior histórica de México y aún más con la debida fuerza que le permite al ser el dirigente del partido político más importante de México, siempre en busca de abanderar y defender las causas legítimas de los mexicanos no importando su condición ni en el país en que se encuentren.

Como personaje cercano al Presidente de México, debe asumir una postura dentro de la filosofía del partido y acorde con los intereses nacionales, sobre todo porque más allá de los instrumentos comerciales, tratados o formas oficiales de entendimiento y cooperación entre los dos países, estamos hablando de los derechos fundamentales de nuestros compatriotas que por diversas causas radican, trabajan y estudian en Estados Unidos, porque sus derechos humanos y la calidad acreditada de los mexicanos como personas pacíficas, de bien y respetuosos de traiciones, costumbres y leyes en todas las naciones nadie nos la puede escatimar.

Ochoa debe alzar la voz desde su trinchera y acompañar la defensa de estos intereses de los mexicanos cuando un probable Presidente extranjero ha sido tan duro e injusto en sus juicios y expresiones.

Más allá de los canales diplomáticos institucionales, nada impide al dirigente del PRI tomar partido como un acto legítimo de solidaridad y de respaldo a tantos mexicanos que de forma honesta cooperan en el desarrollo de la nación más poderosa del planeta.

Los intereses nacionales no tienen partido y como tal, tampoco nadie podría atacar desde dentro del país, una postura que pretenda hacer notar lo valioso que son nuestros compatriotas y que las instituciones que hemos construido, son precisamente para actuar en favor del bienestar y de todos los mexicanos.

No se trata de una confrontación estéril o contestaría, se trata de una postura firme documentada, legítima y sobretodo digna, Enrique Ochoa debe hacer valer su posición y seguramente recibirá apoyo de la militancia, los simpatizantes y de muchos mexicanos que no estamos de acuerdo con las barbaridades del señor Trump.

Al tiempo
Ex Legislador

jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx