imagotipo

El problema de las pensiones, o tapar el niño luego de ahogado el pozo / Juego de Palabras / Gilberto D Estrabau

  • Gilberto Destrabau

Como usted está seguramente al tanto, Pemex logró con su sindicato algunos ajustes destinados a reducir el pasivo laboral -lo que le debe a sus trabajadores- que alcanza en este momento la escalofriante cantidad de un billón -un millón de millones- 500 mil millones de pesos. Más de lo que vale la marca, posiblemente, y aproximadamente la tercera parte del total del presupuesto de egresos de la Federación, al que en estos momentos le están dando los últimos retoques en San Lázaro.

Pero Lozoya es optimista. Él está seguro de que dentro de 40 años, esa piedra de molino colgando del cuello de Pemex se habrá reducido a una rueda de bicicleta. Y, además, mal de muchos, consuelo de todos -ya, ya sabemos que hay otras versiones del dicho, pero aquí en estas páginas, nada de pendejadas, que somos decentes-. En igual o similar situación están la CFE, el IMSS y la mayor parte del resto de los esquemas de ahorro laboral que se manejan a nivel federal.
¿Por qué en México se

gasta más en pensiones que en inversión productiva?

Las respuestas sobran: porque la gente vive más, porque no quiere morirse cinco años después de retirarse. Porque el Gobierno maneja los fondos de retiro de sus trabajadores, y los usa como caja chica en su operación.

En la mayor parte de las naciones desarrolladas, los fondos de retiro de los trabajadores los manejan sus sindicatos, y esos sindicatos los entregan a bancos y casas de bolsa que necesitan demostrar buenas utilidades o les quitan la cuenta. En México los maneja el gobierno o lo que es peor, en el caso del Seguro Social y del ISSSTE, las Afores, que sólo se preocupan por cobrar sus comisiones, y han perdido miles de millones de pesos desde que empezaron a funcionar en 1997. Sólo en este 2015, se espera que los rendimientos se desplomen un 44 por ciento, si bien les va.
Uno de los objetivos de la Reforma Energética, fue

sacar al sindicato de Pemex

Meta usted a Drácula, Frankenstein y todas las obras de Edgar Allan Poe en una licuadora, y el resultado será un cuento de hadas al lado de la historia de lo que hizo, y sigue haciendo, el sindicato de Pemex con la empresa. Comprenderá usted que, entregarle el manejo de los fondos de retiro a un monstruo así, es un suicidio económico.

Sin entregarlos, la herencia de varias administraciones es una deuda de billón y medio de pesos. Y si las medidas de Lozoya funcionan, lo sabrán nuestros choznos.

Por eso, una de las primeras medidas de la Reforma Energética fue sacar a los representantes del Sindicato del Consejo de Pemex. Clásico ejemplo de tapar el niño luego de ahogar el pozo.
No hay presupuesto que

alcance para pagar las pensiones y jubilaciones que debe México

A mediados de este año, la Secretaría de Hacienda informó al Congreso de la Unión que el total de jubilados y pensionados del gobierno federal y el sector privado en México es de cuatro millones de personas, mismas que devengan algo más de un cuarto de billón de pesos anuales.

Y hay que pagarles. Porque trabajaron y pagaron sus cuotas.

Su único delito es no morirse cuando le conviene al Gobierno.

Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx