imagotipo

El proyecto que los ciudadanos esperan | Jorge Schiaffino Isunza

  • Editoriales

Estimados lectores que me conceden el honor de leer semana a semana mi participación en El Sol de México. Hace tres semanas iniciamos un análisis de la situación histórica y jurídica de la Ciudad de México.

Me complace compartirles el día de hoy, que he recibido comentarios que me solicitan continuar con este resumen histórico, dado que estamos muy cerca de otra reforma político-electoral para nuestra ciudad. Una más que sin ser definitiva, nos puede acercar a los ciudadanos del Distrito Federal a gozar de plenos derechos como sucede en el resto del país, sin que nuestra gran ciudad deje de ser el asiento de los Poderes y la capital de todos los mexicanos. Por ello y apoyado en la presentación que tuve la oportunidad de realizar en 2011 para ser miembro de la Ilustre y Benemérita Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, denominada “Pasado, Presente y Futuro del D.F.” seguiremos analizando la historia de las reformas en la capital de la República.

Es importante que a la revisión histórica podamos añadirle por supuesto planteamientos actuales y necesarios para proponer elementos a considerar rumbo a la Asamblea Constituyente, que habrá de definir los alcances de la reforma si no existe modificación en la Cámara de Diputados al proyecto del Senado de la República. Partiendo de planteamientos generales dada la historia de la Ciudad y a la tradición jurídica y constitucional de México.

Tales como el Estatus Jurídico del Distrito Federal. Una Constitución para el Distrito Federal, la relación y cohabitación entre los Poderes de la Federación y los Órganos locales del Distrito Federal, las facultades de los Órganos de Gobierno del Distrito Federal. Revisar y reformular las leyes locales promoviendo su equiparación con las demás entidades del país.

Ponderar la definición y delimitación de facultades del Congreso de la Unión y de la Asamblea Legislativa con relación al Distrito Federal, la redistribución de facultades y atribuciones de las autoridades del Gobierno central y jefes delegacionales, integrar una visión metropolitana hacia los próximos 50 años, es decir, concebir a la ciudad como un ente metropolitano que deberá crecer y desarrollarse con un plan de largo plazo.

Cimentar la transparencia y rendición de los órganos de Gobierno y de representación popular. Sistemas de pesos y contrapesos en los gobiernos delegacionales (Cabildos). Asimismo la transformación de la ciudad bajo un sistema de planeación urbana que plantee la operación de una Ciudad-Megalópolis con la corresponsabilidad de servicios metropolitanos.

Tomar en cuenta la vinculación de las actividades productivas de sus habitantes con el desarrollo integral de la ciudad. La vocación económica del Distrito Federal y sus particularidades demográficas, sociales y culturales.

Es imprescindible el fortalecimiento del sistema electoral local y esquemas de participación ciudadana. Reforma electoral y figuras de participación vecinal. Además de una reforma fiscal integral para el Distrito Federal que garantice finanzas públicas sanas, la responsabilidad en el endeudamiento de la ciudad y una política presupuestal, y desde luego un Gobierno eficaz con servicios de calidad y eficiencia. Atribuciones y responsabilidades de los órganos de Gobierno de la ciudad en materia de servicios públicos.

En nuestra revisión  histórica la retomamos cuando al triunfo de Juárez en 1861, es reinstalado el Distrito Federal, sin embargo, se mantiene que sea un gobernador designado el encargado del Gobierno, siendo definitiva la restauración de la República y la Ciudad de México definitiva como Distrito Federal hasta 1867, bajo las condiciones jurídicas contenidas en la Constitución de 1857.

En 1874 fue promovida una reforma en la que se introdujo el sistema bicameral, en donde el Senado se compondría de dos senadores por cada Estado y dos por el Distrito Federal.

Al asumir la Presidencia Porfirio Díaz, tanto el Gobierno como la administración del Distrito Federal sufrieron modificaciones importantes: en diciembre de 1898 se aprobaron por parte del Congreso de la Unión los límites entre el Distrito Federal y Morelos, mismos que permanecen hasta nuestros días. Si ustedes nos lo permiten en los siguientes artículos habremos de sintetizar las reformas que ha sufrido nuestra capital hasta llegar a la actualidad y poder entender la profundidad de la nueva reforma que por cierto por primera vez deberá de contar con el consenso de diversas fuerzas políticas, que esperemos antepongan intereses personales o de grupo y que trabajen pensando en el beneficio de la ciudad y sus habitantes.

Al tiempo.

* Exlegislador

Jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx