imagotipo

El regreso de Trudeau / Rosamaría Villarello Reza

  • Rosamaría Villarello

Felicitaciones a la OEM por su 50 aniversario

Previos días a las varias elecciones llevadas a cabo en América Latina y el Caribe, el pasado fin de semana, tuvo lugar la canadiense para elegir al ahora triunfante primer ministro.

A Justin Trudeau si se le puede catalogar como un político de nueva generación, que a lo largo de sus 43 años, sobre todo, en los últimos, ha sabido ejercer lo que hoy llamaríamos su ADN político.

Hijo de Pierre, del que muchos consideran como uno de los más entrañables primeros ministros que ha tenido Canadá, sobre todo, porque se le considera como uno de los fundadores de la modernidad de ese país, ahora el joven Trudeau ha sido la clave para que el Partido Liberal vuelva a tomar el poder.

Maestro de profesión y con una carrera corta, pero definitiva en la política como líder reciente de su partido y parlamentario, Justin también heredó el carisma y en mucho el perfil de su madre. Desde muy chico se aficionó a actividades que, a lo mejor, bajo la lupa de una educación tradicional lo hacían verse como cualquier muchacho, que prefiere su libertad.

Pero al fin, los genes, el impulso y la necesidad de los Liberales de recobrar el poder, dieron un vuelco a su vida, al postularlo para encabezar las elecciones en las que obtuvieron 184 escaños (39.46por ciento) frente a los Conservadores al sumar 31.89 por ciento de las votaciones generales.

En Canadá existe un sistema Parlamentario, por el que el ahora ganador de la mayoría en la Cámara de los Comunes le corresponde formar gobierno; el Liberal, tuvo presencia en casi todas las provincias y distritos canadienses lo que en  algunos borró al partido del ex primer ministro Stephen Harpen, quien gobernó durante nueve años.

Este cambio, representa un nuevo giro a la política y a la relación que puede tener Canadá a futuro con América Latina y el Caribe; tanto por sus vínculos latinos y su influencia en una de las provincias más importantes: Quebec.

Destaca, asimismo, el hecho de que los Trudeau son católicos, pero aún sí apoyan a las comunidades sexuales minoritarias y  ahora Justin se ha manifestado por los derechos de las mujeres a decidir sobre su reproducción y algo que seguramente también marcará un cambio; estar a favor de legalizar el consumo  de drogas y no penalizarlo. Él mismo comenta que uno de sus hermanos fue en varias ocasiones perseguido y acosado por la policía.

En fin, no cabe duda que los tiempos cambian y los discursos, pero principalmente las actitudes y las vivencias de los candidatos, cuando van dirigidos a lo que la sociedad demanda, son factores influyentes en las decisiones de los gobernados. En el caso de Canadá, una sociedad multidiversa y pluricultural que se ha distinguido por su respeto a los derechos humanos y ser uno de los países con uno de los mayores niveles de bienestar, podrá influir en muchos cambios que se necesitan en el continente, como sucedió en la época del padre de Justin.