imagotipo

El reino des-unido

  • Gabriela Mora

Gabriela Mora Guillén

Los británicos, hoy más desunidos del mundo que nunca y con grandes fricciones entre ellos luego de la cerrada votación para decidir si continuaban dentro de la Unión Europa, a lo que decidieron que no ante sus preocupaciones sobre la inmigración y sin dejarse llevar tampoco por el atractivo de ser parte de un mercado independiente, además de un proyecto europeo que nació al término de la Segunda Guerra Mundial.

Ante el escenario, y con la conciencia de la civilidad por las decisiones de su pueblo, el primer ministro, David Cameron, dirigente del Partido Conservador, de inmediato anunció que renunciará en octubre subrayando que no sería correcto “intentar ser el capitán que dirige al país a su próximo destino”, por lo que el exalcalde de Londres, Boris Johnson —también conservador y el partidario más importante de la campaña por la salida de Gran Bretaña de la UE—, manifestó su tristeza por la renuncia de Cameron, y aunque no dijo si planea reemplazarlo, sí es  por el momento el principal contendiente para quedar en su lugar.

Así pues, la moneda inglesa, la libra, sufrió este viernes una de sus mayores devaluaciones en un solo día –cayó más del 10 por ciento en seis horas-, mostrando la evidente preocupación por cortar el vínculo con la Unión Europea, lo cual seguramente debilitará la postura de la economía británica de continuar viendo a Londres como el centro financiero mundial.

Para nosotros los mexicanos, hemos comenzado a ver el impacto en el tipo de cambio… el dólar de inmediato se fue al cielo nuevamente, y es de esperar que podría generarse un impulso en contra del peso que podría llevarlo a los 20 pesos por dólar… con ello, nuestro peso tendría su peor rendimiento de la historia… Ahí nomás…

Así las cosas, el  mismo viernes por la mañana el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, anunció un recorte al gasto público de 31 mil 715 millones de pesos debido a la volatilidad internacional, de ello, el 91.7 por ciento corresponderá a gasto corriente, con lo que el Gobierno mexicano espera asegurar el cumplimiento de la meta fiscal. Cabe señalar que esta nueva acción se suma al anunciado en febrero de este año por un monto de 132 mil 300 millones de pesos, equivalente al 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Adicionalmente, hemos de considerar que, aunque el intercambio comercial con Inglaterra se ha venido fortaleciendo, en 2015 las exportaciones al Reino Unido solo representaron el 0.52 por ciento del total: casi nada.

Respecto a los vecinos europeos de la Gran Bretaña, por una parte los líderes de la UE pueden estar temerosos al considerar el hecho como un precedente muy peligroso, un posible golpe mortal al proyecto europeo, por lo que, además de lidiar con el escepticismo de sus propios ciudadanos, el resto de los jerarcas europeos habrán de promover reformas en el funcionamiento de la Unión Europea, dado que las próximas negociaciones podrían verse afectadas ante una sensación de traición, y muy probablemente, esta salida podrá golpear el frágil crecimiento europeo que tanto ha costado.

No obstante, es posible que la decisión de los británicos, el denominado “Brexit”, podría acarrear una verdadera Unión Europea luego de que, desde que Gran Bretaña se unió al grupo en 1973, motivó el freno de un impulso del bloque hacia una verdadera unión política, proyecto que hoy podría retomarse quizá más fácilmente.

El referendo del pasado jueves no excluye automáticamente a la Gran Bretaña de la UE: falta aún la venia del Parlamento, aunque a decir de los expertos en materia legal teóricamente sería posible que los legisladores podrían simplemente ignorar el proceso, aunque en la práctica, definitivamente no lo es. El vicedirector de la Unidad de Constitución en la University College en Londres, Alan Renwick, declaró: “Si se vota a favor del “Brexit”, entonces el viernes el premier indicará cómo comenzará el proceso del “Brexit”.

Como casi todo en esta vida, habrá que negociar: Gran Bretaña y la UE buscarán la forma de separar sus economías entrelazadas desde el 1 de enero de 1973, las conversaciones probablemente se llevarán dos años, pero el reloj empieza a correr en cuanto el Reino Unido notifique a la UE su solicitud de divorcio, e indudablemente  la UE se enfrentará a problemas.

Por su parte, en una breve declaración, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que Estados Unidos es respetuoso de la voluntad de los británicos para separarse del bloque europeo: “La relación especial entre Estados Unidos y Reino Unido es duradera, y la membresía de Reino Unido en la Alianza del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) se mantiene como una piedra angular de la política exterior, de la seguridad y la política económica de Estados Unidos”, señaló.

Y mientras tanto, el precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, elogió este viernes la decisión de los británicos y estableció un paralelo con su propia campaña para limitar la inmigración ilegal y construir un muro en la frontera de su país con México: “Las personas desean tomar el control de su país nuevamente, quieren tener independencia. Tú ves esto con Europa, en toda Europa”, dijo.

Ni hablar… Afectará al mundo, a ver cómo nos va…
gamogui@hotmail.com