imagotipo

El reto será de todos

  • Jorge Schiaffino

Aun par de días de que inició la presidencia del republicano Donald Trump, las perspectivas de México como país, enfrentan un escenario de conflicto debido a las posturas extremistas del presidente Trump. Resulta aún más grave cuando en el entorno nacional diversos sectores y actores, intentan pedir que nuestro Presidente renuncie y le culpan de situaciones que son responsabilidad de todos los partidos, como los son las reformas y el aumento de los precios en los combustibles.

Mientras el vecino del norte está ideando reconfigurar su economía para fortalecer su mercado interno, sus puestos de trabajo a costa de inversiones que serían para México y consecuentemente empleos, hay imbéciles que promueven el conflicto y la división de los mexicanos y no por el contrario, son capaces de asumir una postura a favor del país y no de los extranjeros.

Pensar que si le va mal al Presidente, cambiarían las cosas para bien del país es una falacia. Es poco entendible que desde el interior se intente desestabilizar socialmente a la República y creer que el próximo Gobierno como “con varita mágica”, podrá enfrentar los retos y las constantes amenazas del vecino del norte.

Creer que seguir manteniendo al país en un estado de desencuentro servirá para intereses electorales, es lo más bajo que está orquestando la oposición. Ya en doce años de ineptitud se culpó al PRI como freno del cambio y fue la derecha la que enconó al país con las izquierdas, al enfrentar Fox Coparmex al líder de las izquierdas, esos mismos que hoy se niegan a apoyar propuestas del Gobierno y que sin embargo, sí reciben beneficios financieros, hipotecarios, préstamos y el aval de la Federación en sus transacciones.

Ante esta situación anormal los mexicanos debemos pensar en un país y un Gobierno actuando en el mismo sentido, para fortalecer la posición de México ante cualquier eventualidad, ahora, sí queremos que los estudiosos e intelectuales que siempre están atentos a las maniobras de la administración, participen también y sin miedo apoyen la posición del país, a los empresarios que exportan e importan, a asumir un rol importante desde su trinchera, a la sociedad a manifestar su desacuerdo con medidas que afectan el nivel de vida de todos los mexicanos, más aún, cuando casi todos tenemos familiares estudiando, trabajando, viviendo y eligiendo a Estados Unidos como destino turístico.

Buscar y promover la congruencia entre los intereses de los productores, trabajadores, inventores, estudiantes, profesores, importadores, turistas, para unirnos en una estrategia favorable para todos, no se trata de partidos o aún más de políticos, se trata de mantener y lograr la unidad de la sociedad para evitar de forma organizada las ocurrencias y amenazas que se han planteado.

Históricamente, Estados Unidos es el primer interesado en que México se encuentre vulnerable ante sus intereses.

Su estrategia ha sido limitar los beneficios económicos del país y mantener medidas de control sobre nuestra economía y sobre el flujo de capitales en ambos países.

No podemos dejar de lado toda la historia, no es la primera ocasión que se trata de intervenir en perjuicio de los intereses de México, ni es la primera ocasión de malos mexicanos que hoy se valen de los medios electrónicos para denostar al presidente Peña, lo grave sería si se mantiene la actitud poco solidaria y no se trabaja en la unidad de intereses de los mexicanos.

Al tiempo
* Exlegislador

jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx