imagotipo

El tórrido debate en torno al TPP o Acuerdo de Asociación Transpacífico (I) / Alejo Martínez

  • Alejo Martínez

Las voces oficiales saltan a la defensa del pacto comercial, que de concretarse sería el más grande en la historia del mundo, en el cual se asociarían 12 países con economías tan poderosas como las de EU, Japón, Canadá y Australia y que en su conjunto constituyen un gigantesco mercado de productores y consumidores con sus 811 millones de habitantes. Pero también afloran muchas prestigiadas voces que se pronuncian en contra de tal tratado, finalmente suscrito el pasado 5 de octubre en Atlanta, después de más de 5 años de duras negociaciones y que se encuentra a la espera de ratificación por las respectivas instancias legislativas.

Algunos de los cuestionamientos más frecuentes en contra del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Cooperación Económica o TransPacific Partnership (TPP) se han enfocado hacia la decisión de mantener en secreto todo el proceso de negociación y por lo tanto sostienen que muchos sectores productivos no están informados y resultarán afectados. Se trata de un cuestionamiento que no sólo se plantea en los países subdesarrollados o más vulnerables ante la competencia, sino también entre las naciones de mayor desarrollo tecnológico.

En un esfuerzo por tratar de contrarrestar tales cuestionamientos al nuevo proyecto de tratado, el Secretario de Economía Ildefonso Guajardo Villarreal ha declarado: “Hemos tenido más de mil 100 reuniones con todos los sectores del país, desde Canifarma (Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica), asociaciones de (medicamentos) genéricos, textil, calzado, cárnicos, confección y vestido. Hemos hablado con todos”. Busca así hacer hincapié no sólo en que los involucrados han sido informados, sino que también alude específicamente a varios de los sectores que se consideran más vulnerables.

Cotejemos esta afirmación del secretario mexicano con la postura esgrimida por el reconocido economista estadounidense Joseph Stiglitz. El premio Nobel sostiene que se trata de “un acuerdo para administrar las relaciones comerciales y de inversión haciéndolo en beneficio de los más poderosos cabilderos de negocios de cada país”. Todo indica que Stiglitz toca un aspecto neurálgico. Si bien es cierto que a través de los mecanismos de “el cuarto de al lado” los sectores productivos de cada país han estado informados y participando en las negociaciones, quienes ahí representan a dichos sectores constituyen núcleos de elite de sus propios gremios. Y son quienes se esfuerzan por no resultar afectados en sus particulares intereses. Por lo general se trata de representantes de las empresas más poderosas, las de vanguardia y más competitivas.

El resultado de tal estructura de negociadores es que las empresas más atrasadas y menos competitivas de cada sector no tienen adecuada representación y serán las más afectadas por una cada vez más agudizada competencia internacional. Es común que entre estas empresas de baja competitividad predominen las que tienen menos capital y más personal empleado por cada producto o servicio y son las que tenderán a ser las desplazadas del mercado.

Esta dinámica se encuadra muy bien dentro de lo que el talentoso economista austríaco Joseph Schumpeter denominaba “vendaval de la destrucción creativa”, en donde el impulso innovador del desarrollo va destruyendo rezagadas empresas y viejas formas de negocio, constituyéndose en la fuerza que promueve el crecimiento económico. El problema es que en la actualidad este impulso innovador marcha demasiado rápido y cada vez está siendo menos sustentable en el largo plazo.

Cuando van despareciendo las empresas más atrasadas y menos competitivas han ido desapareciendo también los negocios que generan mayor cantidad de empleo. Es así como los procesos de integración económica con sus grandes tratados internacionales, junto con el impresionante desarrollo científico y tecnológico de hoy, están acentuando brutalmente lo que el gran Keynes designó como “desempleo tecnológico” y ello está generando una nueva problemática que reviste amenazadoras características explosivas para toda la comunidad mundial.

* amartinezv@derecho.unam.mx

@AlejoMVendrell