imagotipo

El verdadero triunfo de Macron

  • Rebecca Arenas

Tras el arrollador triunfo de Emmanuel Macron, quien el pasado domingo ganó las elecciones en Francia con el 65.68 por ciento de los votos, será el próximo domingo 14 de mayo, apenas ocho días después de su triunfo, cuando tomará posesión como presidente de su país, fecha en que termina el mandato del actual mandatario François Hollande

La ceremonia de traspaso de poderes será seguida de una serie de decisiones y momentos clave que contribuirán a clarificar el perfil de este nuevo Gobierno. El punto siguiente es crucial. Se trata de la primera vuelta de las elecciones legislativas, el 11 de junio, que renovará al completo la Asamblea Nacional. Una real prueba de fuego para Macron, porque mostrará si el voto que lo llevó al Eliseo le es ratificado por los franceses. Macron necesita lograr 289 escaños para obtener la mayoría absoluta, si no, tendrá que negociar cada una de las propuestas o proyectos de ley con los distintos grupos parlamentarios.

Aspecto que podría complicar la dinámica pro europea de su gestión de Gobierno. Días más tarde, el 18 de junio será la segunda vuelta legislativa, batallas ambas, que definirán las posibilidades reales de Macron de poder tomar decisiones más prontas y consistentes en favor del fortalecimiento de la Unión Europea.

En el plan continental habría que decir que los liberales europeos respiraron aliviados tras el triunfo de Macron en Francia, una victoria que refuerza la globalización frente al proteccionismo nacionalista que preconizan Donald Trump o la radical derechista Marine Le Pen.

Sin embargo, nadie quiso caer en el triunfalismo, pues tanto el alto porcentaje de votos obtenido por la candidata de extrema derecha, Marine Le Pen, como la abstención y el voto en blanco podrían en las legislativas francesas poner en riesgo el triunfo de Macron.

El discurso euroescéptico y antiinmigrantes marcaron un nuevo avance. La izquierda radical, también contraria a la globalización, también convenció a una quinta parte de los votantes.

Lo anterior lleva a suponer que en el G7 de mayo y en el G20 de julio, los europeos podrán presentar un frente bastante unido ante el proteccionismo del estadounidense Donald Trump. En la Unión Europea, Francia seguirá junto a los otros países en las negociaciones sobre la salida del Reino Unido.

En suma, aunque ganó con amplitud la presidencia de Francia, la real victoria de Macron aún está por verse en las elecciones legislativas del 11 y el 18 de junio.

La presencia de influyentes simpatizantes de Marine Le Pen en la Asamblea Francesa hace prever poco probable que el flamante mandatario pudiera obtener la mayoría que le permita poner en marcha su programa. De hecho, para muchos observadores, este, el legislativo, será el ámbito de fortaleza hacia la revancha de Marine Le Pen en las presidenciales de 2022, y el impacto que en la población francesa pueda llegar a tener su discurso divisionista entre “globalizadores” y “patriotas”.

Si fracasa Macron en junio, la extremista Le Pen podría llegar a la presidencia de Francia en el 2022, sumarse al poder de los líderes mundiales reaccionarios, y la Unión Europea una historia acabada. De ese tamaño es la disyuntiva del mes de junio.