imagotipo

Elección incierta en Estados Unidos

  • Mireille Roccatti

“quimultumhabet, plus cupit” **

  • Mireille Roccatti

El candidato republicano Donald Trump, ha mostrado tener más vidas que un gato. Hasta ahora ha sobrevivido desde su nominación a la candidatura interna de su partido: a los debates entre todos los suspirantes republicanos, a los juicios y percepciones de los comentaristas y “opinólogos” estadunidenses que no le concedían posibilidades de obtener la candidatura y otros avatares de primarias.

Luego, una vez formalizado candidato por los republicanos, se ha levantado una y otra vez de sus “bajones” en las encuestas debido a su estilo lenguaraz y su discurso racista. Uno de los más significados episodios fue su malhadada visita a México, que le proporcionó oxígeno para no rezagarse en la carrera presidencial.

Adicionalmente, vencido en los tres debates por la candidata Hillary Clinton y a nuevas “metidas de pata” o los esqueletos en el armario, que lo hacían ver como un auténtico “Lame Duck”, otra vez parece recuperarse y remonta en los sondeos de opinión y en las encuestas.

En los últimos días y derivado de la “oportuna” declaración del FBI de que reabría la investigación por usar su celular personal para recibir información sensible de seguridad nacional en contra de Hillary Clinton, la candidatura republicana retomo bríos y en algunos sondeos y encuestas de opinión, respecto de la tendencia del voto popular, alcanzó a la candidata demócrata e incluso hubo una que otra que lo colocan un punto por encima de su contrincante. Habría que revisar la nota metodológica de estas mediciones y sondeos para conocer su confiabilidad y representatividad, como: el tamaño de la muestra, si fue directa con cuestionario o telefónica, deciles de edad e ingreso y otros indicadores.

Por otra parte, debe tenerse presente que en el sistema electoral estadunidense de representación indirecta, los votantes elegirán a los integrantes del Colegio Electoral, quienes a su vez elegirán al Presidente y al Vicepresidente. Y en este caso, la mayoría de encuestas y predicciones le otorgan una ventaja casi insuperable a Hillary Clinton, que pareciera tener amarrados ya los 270 votos necesarios para ganar de los 583 votos del Colegio Electoral.

En estos últimos días de la contienda, los esfuerzos de ambos candidatos se centrarán en los Estados claves, donde aún no se perfila un ganador y están casi empatados: Carolina del Norte, Arizona, Pensilvania, Virginia, New Hampshire, Ohio, Florida, Georgia, Iowa, y Nevada. En buena medida los pequeños márgenes de votantes indecisos inclinarán la balanza por alguno de ellos.

Otro factor a considerar será la afluencia de votantes de las minorías, afroamericanas, latinas, principalmente mexicana, asiática y otras que han sido agraviadas por el candidato republicano y paradójicamente, aun al interior de estos grupos, cuenta con simpatizantes.

El caso es que en la última semana se cerró la contienda. Que el repunte del republicano, generó nerviosismo en los mercados financieros globales. Que en México, el peso volvió a perder frente al dólar y continúa deslizándose a la baja. Que se habla ya en la SHCP y BM de un plan de contingencia si gana Trump. Y como dice la sabiduría popular “que Dios nos agarre confesados” si gana el republicano.
**“El que mucho tiene, quiere más.