imagotipo

Elecciones

  • Pablo Marentes

Mañana elegirán gobernador los ciudadanos de Nayarit, Coahuila y del Estado de México. En Veracruz elegirán ayuntamientos. La elección mexiquense en muy importante. Ese estado tiene el mayor número de votantes registrados. En él fundó Isidro Fabela el Grupo Atlacomulco en la cuarta década del siglo pasado.El de Atlacomulco es un grupo de vigencia e influencia política por atavismo: pervive por la influencia de antepasados muertos o vivos. Y de quienes hoy sesienten herederos y continuadores insuflados por los comportamientos personales y públicos de quienes aseguran la continuidad del grupo,no importa en donde se encuentren.

El único hombre que actuó sin consulta, sin permiso y con una independencia personal histórica, fue Adolfo López Mateos, presidente de México en el sexenio 1958 a 1964, durante el cual México dejó de ser un estado nacional con vínculos coloniales. El gobierno de López Mateos lo transformó en un Estado Nacional contemporáneo precursor de cambios sociales, económicos, y de política exterior que propiciaron que México fueravistocomo una potencia mundial. López Mateos fue respetado como un eficaz promotor de relaciones internacionales,de colaboración y refuerzo,durante los movimientos de independencia que libraron o libraban los países que habían sido o eran coloniasde Alemania, Francia, Holanda, España. Y de otros que permanecerían subordinados cuando Estados Unidos se convirtió en la gran potencia mundial industrial, comercial, científica, artística, militar, financiera y cultural con motivo de su triunfo sobre las potencias del eje.

El ascenso de Estados Unidos a la condición del país de mayor influencia militar, científica, financiera y políticadel mundo podría ser usufructuado por grupos inmensamente influyentes, como lo advirtiera el general Eisenhower en su discurso de despedida de lapresidencia de Estados Unidos, si llegara a ser controlado por el consorcio militar, financiero y congresional de cuyo financiamiento podrían llegar a depender los centros de investigación pura y aplicada de las universidades americanas, al caer en manos de una élite científica, tecnológica y financiera de cuya voluntad dependería el presupuesto federal estadunidense.

López Mateos viajó por Europa y Sud América. Lo visitaron el General de Gaulle y John F. Kennedy. Y López Mateos estableció relaciones diplomáticas con los jefes de estados que obtuvieron su independencia entre 1964 y 1970. Y de aquí, de Tuxpan, partió el yate Granma con los expedicionarios cubanos que encabezados por Fidel Castro vencieron al sargento dictador Fulgencio Batista.

Ese ímpetu de cambio, quiso apaciguarlo el siguiente Gobierno mexicano, presidido por un presidente temeroso del despertar económico, político y social y educativo de una nación del tamaño de la mexicana.

La elección de mañana en el Estado de México es singular. Tendrá importantes repercusiones internas e internacionales. La observan minuciosamente los jefes de estado del continente americano, Europa y Asia. Los políticos, los verdaderos estadistas mexicanos habrán de analizar con gran cuidado nuestro futuro inmediato. Seguramente notarán que desde ahora deben asumir un futuro de cambios que no deben inhibirse sino estimularse con cuidado, pero sin temor.