imagotipo

Embarazo adolescente, preocupación nacional

  • Daniel Ávila Ruíz

  • Daniel Ávila Ruiz

El embarazo adolescente es un tema de salud muy relevante, tanto en el plano internacional como en el nacional. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) alrededor de 16 millones de mujeres entre 15 y 19 años, y cerca de un millón de niñas menores de 15 años, tienen un bebé cada año. Cabe destacar que la gran mayoría de casos se registran en los países de ingresos medianos y bajos.

México no es ajeno a este problema de salud pública. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 405 mil mexicanas de 15 a 19 años y 10 mil 209 menores de 15 años dieron a luz durante 2015.

Las entidades federativas que registraron mayor número de embarazos de niñas y adolescentes en ese año fueron: Estado de México (50 mil 025), Chiapas (26 mil 053), Puebla (25 mil 677), Jalisco (25 mil 152), Veracruz (24 mil 981) y la Ciudad de México (22 mil 655).

En el caso de Yucatán, en ese año fueron 157 niñas menores de 15 años y 6 mil 355 adolescentes de 15 a 19 años las que se convirtieron en madres a temprana edad. Esta entidad es una de la diez con menor número de casos, únicamente superado por Zacatecas (cinco mil 764); Tlaxcala (cinco mil 111), Quintana Roo (cinco mil 064), Aguascalientes (cinco mil 054), Nayarit (tres mil 386), Campeche (tres mil 233), Colima (dos mil 410) y Baja California Sur (dos mil 100). En síntesis, en Yucatán sucede 1.57 por ciento del total de embarazos juveniles a escala nacional.

El tema es relevante por varios factores pero en especial, por los riesgos para la salud y la estabilidad de las jóvenes madres, -de acuerdo con la Fundación Mexicana para la Planeación Familiar, A.C-, los riesgos se asocian a problemas de salud física de la mujer, enfrentar nuevas responsabilidades y a la deserción escolar, entre otros.

Según la OMS, el embarazo adolescente es un desafío en materia de salud pública, debido a que los problemas durante el embarazo y el parto es la segunda causa de muerte a escala mundial para las mujeres de 15 a 19 años. Esta institución también señaló que los bebés de madres adolescentes, tienen muchas más posibilidades de fallecer en comparación con los bebés de las madres de 20 a 24 años.

Asimismo, este organismo informó que tres millones de mujeres adolescentes se someten a abortos peligrosos cada año, por lo que exponen su vida al tomar este tipo de decisiones.

A los representantes populares de esta LXIII Legislatura nos corresponde trabajar para reducir estos riesgos y consecuencias del embarazo adolescente, mediante la propuesta de iniciativas que favorezcan el bienestar de niñas y mujeres, facilitando su inclusión social en entornos de mayores perspectivas de desarrollo en el México actual, a la vez que les permitan asumir un rol activo como protagonistas del progreso de nuestro país.

*Senador por Yucatán. Presidente de la Comisión Bicameral del Canal del Congreso, secretario del Comité del Instituto Belisario Domínguez e integrante de las comisiones de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico, Juventud y Deporte, de Turismo, así como de Reforma Agraria.