imagotipo

Emboscados / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Tocar con el pétalo de una rosa a Andrés Manuel López Obrador equivale a traicionar la democracia, romper las leyes, atacar la integridad. A nadie debió sorprender la propuesta de Manlio Fabio Beltrones para cambiar la legislación electoral e impedir que los tiempos oficiales sean secuestrados con mensajes personales.

Sin embargo, no fue así. Muchos voceros oficiosos -¿serán oficiales?- dedicaron sus espacios a cuestionar la propuesta del dirigente del PRI, argumentando que modificar la legislación es un acto de oportunismo político. Será el sereno pero nadie con dos dedos de frente puede omitir la campaña personal del tabasqueño y que no le ha costado un céntimo. La hemos pagado usted y yo con nuestros impuestos, mismos que utilizan los diputados para otorgarle el presupuesto al INE y éste convertirlo en prerrogativas.

Es evidente que los tiempos oficiales y las prerrogativas entregadas a los partidos son y deben ser para el apoyo de sus candidatos a diversos cargos de elección popular. En Morena no han respaldado a sus abanderados. El que se promueve es Andrés Manuel. Y lo hace con el desparpajo de mentir cotidianamente. Dice que su partido es mayoría en el DF. Dice que en las delegaciones en donde gobernará ningún joven se quedará sin escuela. Dice que no habrá nuevos impuestos. Las tres son mentiras. Sus empleados, perdón, jefes delegacionales no tienen facultades para cumplir las promesas del Mesías.

Pero en el INE, sostienen sus consejeros, que no se ha violado ninguna ley.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

jesusmichel11@hotmail.com

Twitter: @jesusmichelna

y en Facebook: jm-narvaez