imagotipo

Empapelados / Pedro Peñaloza

  • Pedro Peñaloza

“El mundo es suficientemente grande para satisfacer la necesidad de todos, pero siempre será demasiado pequeño para la avaricia de algunos”.

Mahatma Gandhi

1. Entre la estulticia y la superficialidad. Aristóteles Núñez, jefe del SAT, declaró con esa profundidad que caracteriza a los técnicos financieros “no es ilegal tener recursos en el extranjero o en paraísos fiscales; lo ilegal, es que si esos recursos generaron dividendos no se paguen los impuestos correspondientes”. ¡Carambolas! ¿Es complejo entender que un paraíso fiscal es llamado así porque los recursos que ahí se depositan buscan evadir impuestos y seguimientos judiciales? Parece ser que la tautología es una palabra que no se conoce en las oficinas de los recaudadores de impuestos. En realidad, la declaración de este funcionario deberíamos entenderla más como una especie de tranquilizador para quienes practican el juego de la especulación financiera y el lavado de dinero.

De manera contraria a lo declarado por Núñez, Barack Obama, un personaje que seguramente posee un poco de información, consideró que las revelaciones de la investigación periodística Papeles de Panamá, demuestran que, “la evasión fiscal es un gran problema global”, y agregó que, “no deberíamos permitir que sea legal involucrarse en transacciones solo para evadir impuestos”. Como se ve, más allá de hipocresías o de máscaras, el inquilino de la Casa Blanca es más sensible, que el empleado de Videgaray.

2. Contrastes y vergüenzas. El primer ministro de Islandia, David Gunnlaugsson, inicialmente rechazó renunciar después de darse a conocer que el político uso una empresa offshore para proteger grandes sumas de dinero mientras la economía de su país estaba en crisis. Sin embargo, en horas recientes el islandés dimitió a su puesto como líder del Gobierno de coalición, luego de las reiteradas protestas frente al edificio del parlamento de Reikiavik para exigir su salida y, de que la oposición de izquierda solicitó formalmente un voto de censura en su contra.

En contraste, en México lo único que “avanza” es la investigación anunciada por el SAT, que seguramente pasará a la congeladora y al último cajón de las prioridades fiscales de la Secretaría de Hacienda. La mayoría de los Gobiernos de los países que fueron involucrados han ofrecido indagar, pronto sabremos si esa investigación tiene algunos sentido más allá de las palabras. Es más, sabremos que hace Obama frente a las 33 empresas y personas que aparecen en la lista negra del Gobierno de Estados Unidos que figuran en los #PanamaPapers, como lo reveló el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés).

3. Entre banqueros te veas. El diario digital español, El Confidencial, ha revelado que las principales entidades financieras españolas, es decir, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), Santander y Sabadell, colaboraron con algunos de sus clientes para facilitar que evadieran impuestos a través de los paraísos fiscales, según se revela en Papeles de Panamá, estas instituciones fueron claves para poder mover enormes cantidades de dinero en los años recientes con el único objetivo de evadir impuestos.

Para cerrar el círculo, de acuerdo con la Red de Justicia Fiscal (TJN, por sus siglas en ingles), existen 299 mil millones de dólares depositados a nombre de empresas y particulares mexicanos en paraísos fiscales extendidos por diferentes regiones del planeta, cuya cifra comparativa triplica el saldo de la deuda externa del Gobierno federal que es de 82 mil 320 millones de dólares a diciembre pasado.

Epílogo. ¿Es de sorprendernos los Papeles de Panamá? No, lo verdaderamente grave es que la mayoría de los mexicanos únicamente levanten los hombros y le cambien al canal de la televisión.
pedropenaloza@yahoo.com/Twitter:@pedro_penaloz