imagotipo

Empeora balance de riesgos / Horizonto Económico / Miguel González Ibarra

México fortalece las medidas para evitar los efectos de la inestabilidad económica mundial

La Reserva Federal de Estados Unidos ha decidido continuar con la pausa para el cambio en su política monetaria, extendiendo con ello la incertidumbre que impera en los mercados y que ha provocado el fortalecimiento del dólar y la volatilidad del tipo de cambio de todas las monedas de las economías emergentes.

El menor crecimiento del empleo en Estados Unidos durante el mes pasado revela la debilidad de su recuperación económica y agrega un factor de riesgo adicional al complejo panorama mundial. El balance de riesgos mundiales ha empeorado, adicionalmente, debido a la fuerte desaceleración que están sufriendo los países de menor desarrollo, los cuales en años pasados mantuvieron altas tasas de crecimiento. Brasil y Rusia se encuentran en recesión, mientras China e India muestran un drástico ajuste en su ritmo de expansión económica, con serios riesgos de sufrir una fuerte desestabilización financiera. Por su parte, continúa la volatilidad en los mercados de las materias primas, principalmente los energéticos, así como un modesto repunte de la economía de la Unión Europea

Frente a este panorama, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) considera que este año la región en su conjunto sufrirá un decrecimiento de 0.3 por ciento y un pobre comportamiento en el próximo año, con una expansión menor al uno por ciento. En la última reunión del G20 se expresó la preocupación por la inestable situación mundial y por los riesgos que entraña para las economías emergentes, que deben emprender acciones para mantener prudentes políticas fiscales, velar por la solidez de sus sistemas financieros y llevar a cabo las reformas estructurales que permitan superar las rigideces que pueden afectar el comportamiento de sus mercados internos.

En México, el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero, en su sesión de la semana pasada, consideró que ante el empeoramiento del balance de riesgos mundiales, el país debe continuar con su política de mantener la liquidez en el mercado cambiario, para procurar que el ajuste del tipo cambiario se lleve a cabo en forma ordenada y evitar los picos especulativos, así como el tipo de interés de referencia del Banco de México. Asimismo, considero que resulta la prudente el proyecto de presupuesto para el próximo año que elaboró la Secretaría de Hacienda.

De acuerdo con la encuesta que lleva cabo mensualmente el Banco de México, entre entre inversionistas ya analistas financieros se espera que el país crezca en este año a una tasa ligeramente superior a 2.3 por ciento, mientras que para BBVA Bancomer el producto podría expandirse hasta en 2.5 por ciento. Si se toma en cuenta que en años anteriores el efecto precio y volumen de la exportación petrolera representó cerca de uno por ciento en el crecimiento del PIB, actualmente, el mercado interno y la reforma fiscal están permitiendo hacer frente a la contracción de los ingreso petroleros.

Por su parte, en la reunión conjunta de otoño del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial que se lleva a cabo en Lima, Perú, se incluyen en la agenda las medias que ambos organismos se proponen llevar a cabo para apoyar a los países que pudieran resultar afectados por los riesgo de la inestabilidad económica internacional.
miggoib@unam.mx