imagotipo

Empoderamiento social / Cuidémonos

  • Hazael Ruíz Ortega

Hazael Ruiz Ortega
Hemos dado un gran paso en el reconocimiento y ejercicio de los derechos de los habitantes de la Ciudad de México. Con la promulgación de su Constitución Política, un nuevo contrato social entre sus habitantes. Esto sin duda tiene que ver con el término empoderamiento mediante acciones afirmativas que abonen a favor de grupos focalizados y en general.

Por ejemplo, se precisa: “… las autoridades de la ciudad adoptarán las medidas necesarias para promover, respetar, proteger y garantizar sus derechos, eliminar progresivamente las barreras que impiden la realización plena de los derechos de los grupos de atención prioritaria y alcanzar su inclusión efectiva en la sociedad”.

Aquí reconoce, como grupos de atención prioritaria a los derechos de: mujeres; niñas, niños y adolescentes; jóvenes; mayores; con discapacidad; LGBTTTI; migrantes y sujetas de protección internacional; víctimas; en situación de calle; privadas de su libertad; que residen en instituciones de asistencia social; afrodescendientes; de identidad indígena, minorías religiosas.

En este sentido, es de interés visualizar las acciones afirmativas relacionadas. Expertos apuntan que empoderar, desde una perspectiva individual, grupal o comunitaria, es un proceso que dota de un conjunto de herramientas para desarrollar fortalezas en el -saber, saber hacer y saber ser- que genere la confianza y seguridad en sí misma, en sus capacidades y potencial para tomar decisiones asertivas y emprender acciones que abonen en su vida cotidiana positivamente.

Este 11 de febrero celebramos el día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. La Organización de la Naciones Unidas (ONU) refiere que tanto en la ciencia y la igualdad de género, las mujeres siguen enfrentando barreras que les impiden participar plenamente.

En su portal explica: “en estudio realizado en 14 países, la probabilidad de que las estudiantes terminen una licenciatura, una maestría y un doctorado en alguna materia relacionada con la ciencia es del 18 por ciento, 8 por ciento y 2 por ciento, respectivamente, mientras que la probabilidad para los estudiantes masculinos es del 37 por ciento, 18 por ciento y 6 por ciento.”

Sin embargo, en nuestro país, es un tema que se observan resultados inspiradores. En educación superior (Normal licenciatura, Licenciatura universitaria y tecnológica, Posgrado) están registrados: Un millón 733 mil de mujeres inscritas y un millón 782 mil de hombres. Cabe destacar a nivel de posgrado: Mujeres 124 mil que se compara favorablemente con 113 mil hombres. Para posibles dudas: http://www3.inegi.org.mx/sistemas/sisept/default.aspx?t=medu17&s=est&c=

Indagando en otros temas, propios del esparcimiento, algunas voces señalan que, en el futbol profesional, el empoderamiento de algunos jugadores quizá ha rebasado las expectativas de los espectadores. No obstante, en el ámbito musical, la brecha en la tasa de reemplazo y nuevos valores es un área de oportunidad en nuestros días. Lo deseado y esperado sería un empoderamiento corresponsable.

Para concluir, se dice que, desde que se pescan las sardinas hasta que acaban en la lata en un buque tanque, se introduce a un tiburón para mantenerlas en estado de vigila y apoyar al “sabor y frescura” sin mermar la productividad ¿en el contexto nacional-internacional habrá un tiburón a la vista?

Sin duda alguna México sí saldrá adelante, porque tenemos los protocolos y las fuerzas para resolver estrés, temor y su extremo el terror. Por ello, las oportunidades del potencializar empoderamiento nacional y buen humor en situaciones difíciles, pero, “en tiempo y forma”.
hazael.ruiz@hotmail.com