imagotipo

En Cantera y Plata

  • Claudia Corichi

  • Claudia S. Corichi
  • A seis años del aterrizaje forzoso de Mexicana

Escribía no hace mucho sobre la grave situación que atraviesa nuestro país respecto a la deficiente infraestructura de comunicaciones en la que vivimos en pleno siglo XXI, y que es obstáculo del anhelado desarrollo. De entre los sectores más inhibidos en México, sin duda está la industria aeronáutica que desde hace años ha sido en lugar de orgullo nacional, ejemplo de malos servicios, precios altos y una oferta insuficiente; situación que ha venido a redundar con el hecho de que desde hace seis años el caso de Mexicana de Aviación permanece en impunidad. A la par, la falta de una política real para el sector, y la falta de atención de las Secretarías de Comunicaciones y Transportes, y de Economía para asignar un peso estratégico al negocio aéreo, están destinando al fracaso a un sector ya con décadas de atraso.

El pasado 28 de agosto se cumplieron seis años desde que Mexicana de Aviación entró en concurso mercantil y dos años de que la aerolínea fue declarada en quiebra. Lo complejo de este asunto, no solo fueron los 8 mil 500 trabajadores que se quedaron sin empleo y los miles de usuarios que jamás vieron devuelto su dinero, ni sus viajes, o sus puntos acumulados por años, sino el hecho de que hasta el día de hoy no se ha concretado la venta de los bienes de la aerolínea, mientras que los más de 2 mil 102 slots (horarios de despegue y aterrizaje) que operaban fueron “prestados” a Aeroméxico, Volaris, Interjet, VivaAerobús y aerolíneas extranjeras, que hasta ahora han demostrado serias complicaciones para cubrir estos espacios.

Haciendo un breve recuento de la problemática en torno al caso Mexicana, destacan hechos como el que en 2005, Fox traspasó la aerolínea a Grupo Posadas, así como que en 2010, este Grupo vendió sus acciones a Tenedora K, (empresa fantasma), en ¡mil pesos mexicanos! y en pagos. Cuando Mexicana de Aviación fue puesta en venta tenía ya una antigüedad de 86 años y manejaba dos aerolíneas de bajo costo. En conjunto, estas empresas transportaban a 11 millones de pasajeros anualmente y contaban con 19 vuelos nacionales, y 21 vuelos internacionales, de los cuales 12 eran a Latinoamérica.

En clara impunidad ha quedado Luis Gastón Azcárraga Andrade, accionista mayoritario de Mexicana –y primo de Emilio Azcárraga Jean-, quien actualmente vive en exilió en Nueva York, en uno de los más lujosos edificios de Centra Park South, complejo de departamentos que superan los 3 millones de dólares, y en el que el empresario incluso para “orgullo nacional” ha sido vecino de la cantante Lady Gaga. Desde su residencia en Estados Unidos, Gastón se defiende legalmente, a pesar de las dos órdenes de aprehensión giradas por la PGR en su contra, por el delito de “operaciones con recursos de procedencia ilícita”, y a las que misteriosamente un juez les invalidó al otorgar un amparo al empresario.

Mientras tanto, el pasado 11 de agosto, el Primer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito avaló el juicio de amparo, por el que se ordenó el pago de 54 meses de pensiones atrasadas y el pago continuo de éstas a más de 400 jubilados de Mexicana de Aviación, sin embargo el impasse de su venta y la impunidad que goza Gastón Azcárraga dejan en el aire cómo será que se cumplirá dicho laudo.

Según un estudio de la firma independiente BValue, el valor de la marca Mexicana entre los 100 y 135 millones de dólares, sin embargo la declaración de quiebra en 2014, paralizó por completo la posibilidad de que esta aerolínea volviera a los aires, y de que miles de trabajadores recuperaran su empleo.

Según estimaciones del Banco Mundial, México tiene un déficit de inversión superior a 60 mil millones de dólares, en áreas estratégicas como energía, agua y transporte, aunque otras estimaciones, sitúan el rezago alrededor del 14 por ciento del PIB. La situación afecta directamente sectores como el turismo –fuente importante de remesas- y el comercio, ya que el transporte aéreo representa 3.4 por ciento del PIB mundial.

México vive una grave disyuntiva pues mientras se ha perfilado en los últimos años como el primer lugar en inversión en manufactura aeronáutica, es decir, en hacer aviones o componentes para éstos, se encuentra en el lugar número 64 en infraestructura de transporte aéreo. Es urgente que se diseñe de manera estratégica y de largo plazo una política pública para este sector que sea congruente y esté integrada a los planes de desarrollo del país; de lo contrario, estaremos “construyendo en el aire” el futuro de nuestras comunicaciones, y por ende poniendo en riesgo el potencial de desarrollo que tan mermado se ha visto en las últimas décadas. Ello dependerá de que se ponga freno de una vez por todas a la corrupción y a la colusión entre algunos empresarios amigos del poder y el poder mismo.