imagotipo

En Cantera y Plata

  • Claudia Corichi

  • Claudia S. Corichi García
  • Turismo mexicano y su impacto en la economía nacional

 

En estas fechas en que muchas personas aprovechan para disfrutar de nuestro hermoso país, de sus sitios coloniales, de sus playas, de su comida, así como de sus tradiciones y cultura; de entre estos sitios, destacan aquellas regiones que se han convertido en los centros turísticos más importantes de nuestro país, y en donde se atrae gran parte de los visitantes internacionales. Su impacto en la economía nacional, reviste una gran importancia, pues se han convertido en pilar económico de miles de familias en nuestro país.

La industria turística mexicana ocupa el lugar número 13 entre las 34 naciones de la OCDE, somos el tercer país dentro de esta organización cuyo turismo aporta más al PIB, sólo superado por España y Portugal.

El crecimiento de la llegada de turistas a México se ha mantenido en 9.4 por ciento, cifra que duplica el 3.6 por ciento del promedio mundial. El dinamismo del sector se debe a la mejora económica de Estados Unidos. Esta situación sigue impactando en diversas industrias, pues los recientes indicadores de turismo de INEGI señalan que el repunte de esta actividad en la economía mexicana, se ha debido como subrayaba debido principalmente a un dólar fuerte que beneficia al viajero internacional.

Esta situación ha tenido ya efectos en las inversiones hoteleras. Según la firma estadunidense de capital inmobiliario CBRE, en los próximos tres años los destinos con mayor inversión extranjera en hoteles serán Cancún, con cerca de 600 millones de dólares, y Baja California Sur con 2 mil millones de dólares. Destinos como Los Cabos, por ejemplo, tienen a este cierre de año una ocupación del 98 por ciento garantizada, lo que hace muy atractivas las inversiones.

Sin embargo, esta situación no está influyendo significativamente en lo que respecta a la participación que tiene el turismo en la generación de empleos. México es de los países OCDE, el treceavo en la relación que guarda la industria turística con la creación de trabajos, esto debido a que hay doce países antes que aportan desde 6 hasta 12.7 por ciento del total de puestos laborales sólo por turismo.

El gasto promedio de los turistas extranjeros que visitan México -y los cuales representan el segmento de mayor derrama de divisas- cayó este 2016 de 893 a 846.30 dólares en el primer semestre de este 2016, lo que es el peor registro desde 2012. El dato significó una baja de 5.3 por ciento en relación con el gasto durante el semestre de 2015. Los viajeros internacionales que llegan a México vía aérea (turistas de internación) representan la mayor proporción de turistas totales y los de mayor derrama económica en comparación con los turistas fronterizos, quienes generaron apenas un gasto medio de 54 dólares en el primer semestre.

Según la Secretaría de Turismo, Cancún y la Riviera Maya continúan siendo los dos sitios que tuvieron mayores visitas durante este año. Sin embargo, entre los puntos más visitados destacan sobre todo sitios arqueológicos como Chichén Itzá, Tulúm, Teotihuacán, Palenque, Uxmal, Cobá (la antigua ciudad maya); y por supuesto el Templo Mayor y también el Museo Nacional de Antropología.

Es por esa riqueza y diversidad que ha sido lamentable el nombramiento del exgobernador de Zacatecas, en un espacio tan importante como lo es Fonatur, pues Miguel Alonso no ha solventado hasta ahora sus cuentas frente a la ASF y menos ha respondido a las demandas que le han presentado la PGR y la SFP.

Estos espacios tan prometedores para el país en materia de política pública, no deben estar en manos de personas que no son especialistas en la materia, y mucho menos de personas que son cuestionadas por su honestidad; no podemos permitir que el fomento al turismo pase a ser asunto de interés personal o de enriquecimiento familiar o partidista.

Este año en la Cámara de Diputados, aprobamos una reforma a la Ley General de Turismo que entre otras cosas busca garantizar el acceso de todo individuo al descubrimiento de las riquezas naturales, culturales y de recreación de nuestro país, derivado del derecho al descanso, al ocio, a la limitación razonable de la duración del trabajo y a las vacaciones pagadas periódicas. Esta reforma con un corte más social, contempló que el derecho al turismo, debe ser real para las millones de familias que llevan años en muchos casos, sin salir a disfrutar de este hermoso país.