imagotipo

En la cancha

  • En la Cancha / Fernando Schwartz

Emotivo lo que se vivió en Los Mochis, en partido a beneficio de Ezequiel Orozco. Más allá de los resultados se dejó una huella que debe ser un símbolo del futbol mexicano, donde las grillas y egos se quedan de un lado, por un bien en común. Ezequiel es un guerrero de la vida. Un hombre que ha puesto por delante todo el positivismo que le inunda para dar la batalla y salir adelante.

El América, siempre cuestionado y lejos del alcance popular, ha dado un golpe de bonhomía y de entereza, al ofrecerse y cumplir su palabra de enfrentar a los Murciélagos y siendo un equipo de tal convocatoria y tanta alcurnia, simplemente hay que quitarse el sombrero.

Hoy lo manifiesto con honestidad. Después de esta experiencia vuelvo a creer que detrás de cualquier situación, cuando hay corazón y sensibilidades, el ser humano es único dejando atrás lo monstruosos que somos en muchas de las circunstancias.
LOS FABELA

Desde chicos fueron aficionados al futbol. Elías soñaba de pequeño tener un equipo de futbol y ni en el mejor de sus sueños, le llegó a la mente que un día su plantel profesional enfrentaría al América. Miguel, con 10 años administrando el plantel, pone todo el empeño y dedicación para con poco hacer mucho, logrando que se vea a la división de ascenso, tan despreciada por muchos. Rodolfo, el catedrático de la familia y primo de los hermanos, ha inyectado orden y proyecto sólido de negocio a esta pasión del futbol. Y ante los tres me quito el sombrero. Mantienen al “Cheque” en la nómina, lanzaron en redes sociales la propuesta de apoyo a “Cheque” y los resultados salieron de toda proporción con la unión de la familia futbolera en este acto de buena fe.

LOS MOCHIS

Una plaza de gente buena y trabajadora, donde la pasión por tener al América les desbordó en una amigable invasión de cancha en busca de autógrafos o fotografía. Es cierto, no era lo correcto, más en los tiempos actuales, pero es evidente que el camino que le dieron al “Cheque” quisieron trasladarlo también al América, que por vez primera en su historia jugó por estas tierras, dejando una grata impresión en esta causa.
ENSEÑANZA

La familia futbolera demostró que puede unirse y trabajar por un bien común. Pero muchas veces esto resulta sólo un espejismo, porque después volvemos a las andadas. Me gustaría y quiero soñar, que lo vivido en Los Mochis sea un parteaguas en nuestro futbol en suma de buenas voluntades y así como en otro caso totalmente diferente se habló de la Ley Bosman en cuestión de transferencias, me gustaría que este 18 de julio lo bautizáramos como la Ley del “Cheque”, donde Orozco logró unificar voluntades en su bizarra batalla en contra de una enfermedad maldita, que él tiene en su cuerpo y que nosotros la tenemos presente en cada uno de los pasos que da el futbol. Porque es un terrible cáncer ver cómo los golpes bajos están a la orden del día entre los que se llaman socios de un negocio fuera de la cancha y rivales dentro, pero cuya rivalidad se traslada para saciar los más bajos instintos. Que la Ley del “Cheque” impere de aquí en adelante en el balompié mexicano.
PREGUNTA ¿Tras la ley del “Cheque” vendrán nuevos horizontes para el futbol nacional?
HASTA EL PRÓXIMO SILBATAZO
Comentarios: fschwartz@oem.com.mx.

Twitter: @fersch_4
PD. Gracias a Murciélagos por permitir el honor de aportar un granito de arena desde una trinchera que forma parte del futbol. #FuerzaCheque