imagotipo

En la cancha

  • En la Cancha / Fernando Schwartz

¿Qué pasa con la Selección y su entorno? ¿Dónde quedó lo avanzado? ¿Hacia dónde va? Responsabilidades deben ser repartidas entre todos los involucrados, y en un análisis serio, profundo, deben sacarse las conclusiones para avanzar con pasos sólidos y firmes. Fuera y sin que me conste, noto que los chavos nuevos se rompen la cara por ganarse un lugar. Hay otros que van y van a convocatorias, siendo que en las famosas rotaciones no aparecen, como Chuy Corona y “Gullit” por poner ejemplos. Donde las decisiones que se toman en formaciones y cambios no vienen siendo las idóneas y que terminan exhibiendo a jugadores disciplinados, que no realizan la función que les asignan porque simplemente no es donde desarrollan su mejor futbol.
RESPONSABILIDAD, PALABRA CLAVE

Encontrar responsables en cada armado, en cada paso que da el Tricolor, debe darse firme. Tomás Boy, en su fino sarcasmo y acida ironía, dijo sin pelos en la lengua muchas cosas que están ante los ojos, cuando el desfile de técnicos ha sido ya un hobby que se convirtió en costumbre dentro de las eliminatorias mundialistas, donde sólo el lapso 2006-2010 representó un oasis de paz. Pero una paz que se rompe innecesariamente por situaciones extracancha, donde La Volpe no siguió un ciclo más por su relación en los medios, y “Piojo”, que terminó el largo relevo que hubo hacia Brasil, no pudo seguir a Rusia por un incidente extracancha conocido por todos. Es decir, en francas palabras, que en dos ocasiones México tuvo la oportunidad dorada de cimentar sus bases en ciclos consecutivos, con conocimiento de ambas partes, y esto no se dio por circunstancias fuera de la cancha.
FONDO Y FORMAS

Pienso también que el celo forma parte del ser humano, y más en las labores de equipo, donde uno se siente más que el otro y el de a lado más que el de enfrente. Cuando se juega en equipo, las vanidades deben quedar a un costado, los egos en el vestidor y forjarse como un equipo que trabaje al parejo por el objetivo donde evidentemente hay individualidades que pesan más que otras, así como lo mediático de equis o zeta es diferente y no debe mezclarse en un coctel molotov que a final de cuentas en culpas repartidas en algo que debe quedar atrás, ha traído un sismo con siete puntos en la escala de Richter cuando el panorama se puso nebuloso en Santa Clara, California.
NO PARCHES

Si se apoyó el proceso de Osorio y piensan seguirlo apoyando pase lo que pase en el camino eliminatorio, que lo hagan. Si piensan que las dudas han llegado a la cabeza y no hay satisfacción en las tres partes involucradas: directivos, director y jugadores, que tomen decisiones antes de comenzar y no a la mitad del Hexagonal donde los parches y bomberazos han marcado la tendencia por no aguantar presiones. Así como el inicio de Osorio fue halagüeño, así se ha ido al lado opuesto, y siendo el mexicano de mecha corta y acciones inmediatas cada partido, el técnico sabe de antemano que su ciclo puede terminar ahí con tan solo un resultado y un funcionamiento.
A QUÉ SE JUEGA

Todos cuestionamos a qué se juega y cómo se juega. De qué forma revertir la situación. Juan Carlos ya lo dijo, que está firme en su puesto, después de lo sucedido en el Azteca. Las voces dirigenciales no se han manifestado, pero el plan debe de seguir. Cuando hay una elección uno se juega la carta a muerte. Cambiar todo en este  momento por la psicosis y el Hexagonal a la vuelta de la esquina, simple síntoma de que México sigue sin crecer al no soportar las presiones, y todo lo que conlleva la Selección
Nacional.

PREGUNTA: Juan Carlos, ¿cómo me río ante el oso sucedido en el camino?
HASTA EL PRÓXIMO SILBATAZO

Comentarios: fschwartz@oem.com.mx

Twitter: @fersch_4

PD.- Fue presentado en la Fundación Miguel Alemán el libro “Los Reporteros de 24 Horas” en homenaje a Jacobo Zabludovsky. Es un honor formar parte de este proyecto al lado de grandes periodistas y mejores compañeros; 24 HORAS es historia para la eternidad.