imagotipo

En la cancha | Fernando Schwartz

  • En la Cancha / Fernando Schwartz

LOS dinosaurios orinan a las Chivas. Las indisciplinas matan al América. El carácter de Tomás quedó plasmado en la Máquina, a lo Campos. El “Pikolín”, héroe en el Puerto. En el fin de semana de los llamados grandes del balompié mexicano, donde en esa cúpula reclama su lugar el ganador Toluca, que recibió tremendo golpe en casa frente a los Tuzos del Pachuca. En una jornada ocho de cabeza donde previo al Clásico del Norte Tigres goleó y Rayados fue goleado con los mismos cuatro en el marco de la semana donde “Tuca” llegó a las 400 victorias, pero vayamos por partes.

Chivas sí necesita limpia

Actitud no falta, entrega tampoco, pero el marco se le ha hecho chiquitito. Más allá de ese penal errado por Bravo y acertado por Vilar, Chivas produjo llegadas constantes y de no ser por el propio Vilar o la falta de puntería, Chivas estaría ya con tres puntos en la bolsa que le devolverían la tranquilidad. Eso de ser orinados o no es una metáfora de un desesperado Almeyda que ya no ve la luz al final del túnel. Es evidente que el Rebaño ha perdido la confianza. Es notorio que Guadalajara no encuentra el remedio a sus males, porque no la mete en la portería rival. Abajo con Cota el equipo se nota seguro, pero aun así no pueden mantener los marcadores y esta historia de cada semana se ha convertido ya en un Calvario para las Chivas que siguen teniendo en Dorados su cheque al portador aunque éste ya ganó y aletea en busca de la sorpresa.

América, cero y van dos

Las indisciplinas le siguen costando caro al América, amén de que las lesiones no le dejan por la paz. Lo de Pablo Aguilar y su mano, accidente del balompié. Lo de William de Jesús, tremenda tontería en el momento más inoportuno, y lo de Sambueza, la tragedia que le faltaba a las Águilas de Ambriz, quien nada más no repite cuadro de milagro y donde cuando da signos de recuperación, ¡pum!, viene el catorrazo. Entre lesionados y suspendidos, ya se dio cuenta el América que la profundidad del plantel no le alcanza y en una semana álgida en el entorno del homenaje a Blanco veremos qué sucede con el equipo que además buscará seguir con vida en Concacaf con la buena situación que anotó dos goles de visitante.

La Máquina tiene sangre

Esta Máquina tiene sangre. Tiene futbol y gol. La afición vuelve a creer en los celestes, reflejándose esto en la tribuna, y por lo pronto, Boy ya le dio genio y figura a su estilo a la Máquina. Los jugadores se ven ensamblados, tal vez Guerrón un poco ansioso, pero desde la seguridad que contagia Corona a los goles de Benítez, la creatividad de Vázquez, la salida de Leao, la recuperación de Baca, más la buena mancuerna de centrales con Maza-Cata y los costados con Mendoza y Ariel, la Máquina encuentra la fórmula. Además, lo del Chaco es parte de la historia con dos goles anotados en su primer balón tocado en dos juegos consecutivos, más el que anotó de media cancha enmarcan la confianza y plenitud que vive esta Máquina que el domingo se mete a Ciudad Universitaria para enfrentar al Puma.

“Pikolín”, a lo Campos

El uniforme retro le trajo fortuna a “Pikolín” Palacios, quien desde su llamado a la Selección continúa subiendo su nivel de juego con buenas actuaciones. “Pikolín” fue una cortina en Veracruz y eso le valió a Pumas para rescatar el empate previo a viajar a Sudamérica por vez primera en su participación de Libertadores. Pumas va frente al llamado Rey de Copas Olimpia de Paraguay, que anda en crisis y debe capitalizarlo después de vencer al Emelec en casa. “Pikolín” es superlativo y quien quiera le puede criticar su estilo, pero  no debe dejar de reconocer la garra, entrega y determinación que muestra en su portería en cada partido.

PREGUNTA: Entre dinosaurios, indisciplinas y “Pikolines”, ¿Cruz Azul saca la mejor parte?

HASTA EL PRÓXIMO SILBATAZO

Comentarios: fschwartz@oem.com.mx

Twitter: @fersch_4

PD.- Enhorabuena a Giovanni, quien no ha reaccionado ante los insultos. Eso se llama madurez.

PD 2.- Felicidades al “Tuca” y sus 400 victorias. Ejemplo de técnico con perseverancia y amor a la profesión.

/arm