imagotipo

En la cancha | Fernando Schwartz

  • En la Cancha / Fernando Schwartz

Javier Hernández regresó prendiendo lumbre a Alemania y fue nombrado el jugador de la jornada 28 con la gran actuación que tuvo en 31 minutos en la goleada sobre el Wolfsburgo, que sorprendentemente venció a Real Madrid en la ida de los cuartos de final de Champions. Javier tendrá un clásico de la región el domingo, cuando enfrente a Colonia, ciudad donde vive y que está a 30 minutos de Leverkusen, la ciudad industrial. Está cerrando fuerte Leverkusen buscando Champions, y en breve ya estará el clásico de tapatíos en Alemania porque se acerca la cita frente al Eintracht Frankfurt de Fabián.

Marco correcto

Bien por Marco Fabián suavizando la situación que vive en el Eintracht Frankfurt. Mucho dime y direte en el entorno sobre el técnico Kovac. Declaraciones de su padre desviadas y todo un merequetengue, que Marco cerró con un mensaje en redes sociales. Además el Eintracht inteligentemente lo nombró socio de por vida en el equipo, y como que está haciendo una campaña de relaciones públicas para minimizar y tapar el hecho. Eintracht debería estar más metido en su salvación que todo esto extracancha que ningún bien le hace.

Nacho Ambriz, en la cúspide

Nacho es un tipo trabajador y afable. Así como fue de jugador, recio en el medio campo con buen disparo de media distancia y con entrega total, así vive su faceta como director técnico y en una silla eléctrica que es el banquillo de las Águilas, indiscutiblemente  que ha madurado, crecido en todos los sentidos y aguantando la presión, la opinión pública y todo lo que rodea al América va superando el reto. Tan bien ve los juegos y tiene claridad mental que el cambio de Arroyo por Peralta silbado por la tribuna fue una muy buena respuesta táctica ante la expulsión de Quintero, metiendo a un hombre de las mismas características y no quedándose con dos puntas Benedetto y Peralta que no le producirían juntos lo mismo. Bien por Nacho.

Difícil para Marchesín

Sé como debe sentirse este gran arquero Agustín Marchesín. Al mejor cazador se le va la liebre, y en lo que es rutina el ser humano suele confiarse y ese exceso de confianza en lo que parece fácil es lo que da los golpes más fuertes, del cual madurará y se levantará. Arquero con acierto es figura, con error es vapuleado. Así es el hábitat debajo de los tres palos, en la posición más comprometida, y además donde sólo puede jugar uno de tres, caso diferente a los jugadores que actúan en el campo. Así que con calma amanecemos y Marchesín volverá.

Ajúa en el norte

Monterrey, superlíder con “Turco”. Tigres, con un Gignac inspirado, con un “Tuca” en quinta de seis finales posibles desde que ganó la copa. Bueno, qué más puede pedir el norte, que ha recobrado fortaleza futbolera con el campeonato de Tigres y ahora la resurrección de Rayados que con esa obsesión de balón parado de “Turco” ha recorrido la legua. Da gusto que una ciudad entregada a sus equipos esté viviendo en este entorno. También me gustó el hecho de que Zavala en sincera apreciación sí reconociera el pique que hay entre las dos instituciones por la ciudad y que los obligue cada día a ser mejores. Extraordinario lo que vive esta gran ciudad y que sigan muchos tiempos de esto.

Champions

Qué jornada de cuartos de final. Qué robo al Atlético de Madrid en Cataluña, donde a pesar del 2-1 está más vivo que nunca para el Calderón. Lo de Bayern Munich, sorprendente. Anotar al minuto 2 y ser maniatado fue sin duda alguna virtud del Benfica. Lo de Wolfsburgo, magnánimo sobre Real Madrid. En el futbol no hay enemigo pequeño. En el Paris St. Germain y City emocionante 2-2, quedando demostrado que ni los millones en la cancha evaden los errores del juego, aunque sobre calidad.

PREGUNTA: ¿Ambriz, como el Centenario, cada vez más reposado y madurado?

HASTA EL PRÓXIMO SILBATAZO

Comentarios: fschwartz@oem.com.mx Twitter: @fersch_4

PD.- A mis amigos Gerardo Liceaga y Alberto Lati les deseo lo mejor en sus nuevos horizontes. Las instituciones permanecen, los hombres pasan dejando huella. Ustedes la dejaron.

/arm