imagotipo

En nombre del pelón, del canijo y del espiritifláutico… / Juego de Palabras / Gilberto D’ Estrabau

  • Gilberto Destrabau

Ante la secretaría de Gobernación están inscritas ocho mil 580 organizaciones religiosas, encabezadas por 76 mil 767 sacerdotes, pastores, rabinos, imanes y clérigos en general. A todo este grupo, el director general de Asociaciones Religiosas de la Segob, Arturo Manuel Díaz León, les advirtió que no pueden, en el proceso político que se desarrolla “ apoyar a partidos políticos o candidato alguno”, so pena de recibir multas de hasta millón y medio de pesos y de sufrir la clausura temporal o definitiva de los lugares destinados al culto público.
El concordato de 1992

Como usted probablemente recuerde, durante la mayor parte del siglo pasado las relaciones entre el Estado mexicano y la iglesia católica no fueron las mejores, incluyendo cruentas crisis como la Guerra Cristera.

Pero en 1992, Carlos Salinas de Gortari se atrevió a firmar con el Vaticano un Concordato que liberó a la iglesia católica de todas las limitaciones que hasta ese momento la controlaban. En lo electoral, inclusive se le permitió votar a los religiosos, como curas y monjas, aunque se conservó la prohibición de ser electos y/o nombrados a cargos públicos. Salinas fue muy presionado para que levantara también ese interdicto, pero se mantuvo firme.

De no haberlo hecho, el actual presidente podría muy bien llamarse Norberto Rivera Carrera, y en la Curia estarían desvelándose dándole los últimos toques al borrador de la constitución de la CDMX (lo cual, por otro lado, bien podría estar ocurriendo).

Gracias a que los ministros de culto no pueden ser candidatos a puestos de elección popular, es que los funcionarios de Gobernación pueden amenazarlos con multas y clausuras, pues comprenderá usted que si el obispo de Aguascalientes fuera el candidato del PAN a la gubernatura, pues todos los clérigos y fieles católicos serían incitados a votar por él, y aun amenazados con las penas del infierno de no hacerlo. Y toda la maquinaria propagandística del partido estaría a su servicio.

Pero no es así, afortunadamente, y entonces el licenciado Díaz León, pudo recordar a su audiencia –que era la XXIX Consulta Nacional Jurídica y Fiscal para Iglesias y Asociaciones Religiosas– que todos tienen prohibido por ley asociarse y/o apoyar a algún candidato o partido político durante las campañas, y que los infractores serán acreedores a sanciones como las ya descritas.
La clase política
buscará su tajada

Luego de la participación del representante de Segob, tomó la palabra  Arturo Farela Gutiérrez, presidente de la Confraternidad de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice), quien explicó que durante las inminentes campañas, como en cada proceso electoral, los partidos se acercan a los templos para pedir el voto de las congregaciones.

“La clase política buscará su tajada electoral”- sentenció el pastor evangélico- a la vez que exhortó a sacerdotes y ministros a “abstenerse y tener cuidado, para evitar se seducidos por los aspirantes a algún cargo de elección popular, y por partidos políticos, que se ostentan como cristianos o de cualquier otra confesión religiosa“.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com/ Sitio Web: juegodepalabras.mx