imagotipo

¿En qué casos el Poder Legislativo puede nombrar a un presidente o gobernador? / Así es el Derecho / Élfego Bautista Pardo

  • Élfego Bautista

Una de las noticias más difundidas en los últimos días es la relativa a que el pasado 22 de octubre el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación anuló la elección de gobernador en Colima y ordenó al Congreso local convocar a elecciones extraordinarias, ante lo cual, el Legislativo de la entidad federativa nombró como gobernador interino a Ramón Pérez Díaz, quién ocupa dicho encargo del 1º de noviembre de 2015 al 18 de enero del próximo año, periodo durante el cual se realizará la elección extraordinaria ordenada.

Toda vez que en nuestro país estamos habituados a que la elección del jefe del Ejecutivo, llámese Presidente (nivel federal) o gobernador (nivel local), se realice a través del voto libre y secreto de los ciudadanos manifestado en elecciones periódicas, al enterarnos que un gobernador ha sido nombrado por el Poder Legislativo, es normal que nos cuestionemos: ¿en qué casos interviene el Poder Legislativo para nombrar al Ejecutivo?, ¿solamente cuándo lo manda el Tribunal Electoral o existen más supuestos?, dudas que intentaré responder en esta ocasión.

Según dispone nuestra Constitución Política, el Congreso Federal (conformado por la Cámara de Diputados y la de Senadores), solamente intervendrá en el nombramiento del jefe del Ejecutivo ante la falta absoluta del Presidente de la República, hipótesis frente a la cual nombrará a un presidente interino o uno sustituto, según sea el caso.

Si la falta absoluta del Presidente acontece durante los dos primeros años de su gestión, el Congreso de la Unión se constituirá en Colegio Electoral (integrado por cuando menos dos terceras partes de los miembros de cada una de sus cámaras) y nombrará un Presidente Interino, asimismo, expedirá una convocatoria para la elección del Presidente que deba concluir el periodo respectivo; si el Congreso no estuviera en periodo de sesiones, la Comisión Permanente convocará a un periodo extraordinario para dicho efecto.

Entre la fecha de la convocatoria y la que se señale para la realización de la jornada electoral deberán trascurrir de siete a nueve meses y quien resulte electo iniciará su encargo y rendirá protesta siete días después de concluido el proceso electoral. Este mecanismo es el mismo que se sigue si antes de iniciar un periodo constitucional la elección no ha sido hecha o declarada válida.

En el caso de que la falta absoluta del Presidente ocurra durante los últimos cuatro años de su periodo, el Congreso de la Unión, designará a un Presidente Sustituto, quién deberá concluir el periodo.

Las faltas absolutas de los gobernadores y el nombramiento de éstos con el carácter de provisional o sustituto, se lleva a cabo según lo establecido en las constituciones de cada una de las entidades federativas, por ello en Colima fue el Congreso local quien intervino para nombrar al gobernador interino, y será el mismo Legislativo estatal quien convoque a elecciones extraordinarias.

Es oportuno mencionar que el mecanismo que se ha seguido para nombrar al gobernador interino en este caso es el establecido en el artículo 57 de la Constitución local de dicho Estado, ya que se considera que la elección no se encuentra hecha ni publicada, debido a la anulación.

Resulta sui generis el caso del Distrito Federal, que no cuenta con una Constitución Política, sino con un Estatuto de Gobierno, el cual ante la falta absoluta del jefe de Gobierno, solo contempla la figura de jefe de Gobierno sustituto, sin importar el periodo en que ocurra la falta o si la elección no fue hecha o declarada, en este caso es la Asamblea Legislativa la encargada de designar la persona que concluirá el periodo respectivo.

La participación en los procesos electorales es indispensable para el fortalecimiento de la democracia, así como el Estado de Derecho, y el entendimiento de los procesos jurídicos que inciden en el ejercicio democrático, es una forma para incentivar a la libre expresión de la voluntad popular.

Así es el Derecho.