imagotipo

En recuerdo de Don Mario

  • Eduardo Andrade

Mañana celebramos el 85 aniversario del natalicio de Don Mario Vázquez Raña, uno de los pocos mexicanos de dimensión universal en el siglo XX; en diversas actividades dentro y fuera del país dejó huella imperecedera. Una de ellas fue la visión y sensibilidad para recoger las impresiones de líderes mundiales de su tiempo, de quienes recibió sus sentimientos y opiniones en forma directa, las cuales recopiló en su obra “Diálogos con la Historia” que constituye un invaluable testimonio histórico de las condiciones mundiales en las postrimerías del siglo XX.

Su mérito adquiere dimensiones espectaculares para la reflexión acerca de la evolución del mundo en un cuarto de siglo. Se encuentran ahí en ciernes muchos elementos de lo que sucedería al correr de la primera etapa de la actual centuria y varias perspectivas y propósitos que anidaban en la mente de los líderes de entonces y resultaron fallidos. Se trata de una aportación a los estudios históricos de especial significación por el modo como fueron recabados los datos que nos dan una sólida imagen del planeta hace aproximadamente 25 años.

Los dos primeros tomos, en los que se recogen interesantísimas pláticas, nos describen vivamente la situación inmediatamente posterior al desmantelamiento de la Unión Soviética en las fantásticas entrevistas a Mihail Gorbachov, artífice de la Perestroika y figura central en la caída del comunismo, y a Boris Yeltsin, que lo substituyó en el gobierno de Rusia.

Se recogen también testimonios de los dirigentes latinoamericanos como Fidel Castro, Daniel Ortega y presidentes centroamericanos que lidiaban con graves problemas de violencia.

Encontramos datos del fantástico despegue económico de la China dirigida por Li Peng y del Vietnam que incursionaba en la economía de mercado. Releemos la extraordinaria plática con la señora Nguyen Thi Bin, entonces vicepresidenta y quien había desempeñado una labor protagónica en las conversaciones celebradas en París, que permitieron concluir una sangrienta guerra.

El panorama integral que recogió Don Mario en el Oriente Medio a través de sus charlas con Isaac Rabin, entonces primer ministro israelí; Hosni Mubarak, presidente egipcio; Halim Khandam, vicepresidente de Siria; Elías Harawi, presidente de Líbano y Hassan BinTalal, príncipe de Jordania, en las que se dibuja un panorama no muy diferente del que nos presenta actualmente esa región del mundo en la que se pronuncian miles de palabras en favor de la paz, pero es difícil identificar un hecho concreto en esa dirección.

En esa parte del segundo tomo de los “Diálogos con la Historia” es impactante la frase con la que Don Mario abre la publicación de su entrevista con el entonces presidente de Israel, Chaim Herzog:

“El mapa de Israel es semejanza de un puñal clavado en el costado derecho del mundo árabe”, y la escalofriante afirmación del entrevistado que cabeceaba la nota: “Mientras viva Saddam Hussein no terminará la Guerra del Golfo” que, vista en perspectiva, sonaba a una sentencia que habría de orientar la política contra Irak años después.

Entre muchas joyas más encontramos la sabiduría del dirigente histórico de Italia, Giulio Andreotti quien premonitoriamente anunciaba que Europa corría el riesgo de recibir oleadas de inmigrantes.

A más de dos años de la partida de Don Mario vale la pena plantearse la posibilidad de un ejercicio retrospectivo, realizado por especialistas, que revalore esta aportación a través de sus análisis y comentarios realizados desde la perspectiva de nuestros días. Sería un hermoso homenaje a su memoria.

eduardoandrade1948@gmail.com