imagotipo

Enrique Andrade González

  • Enrique Andrade González

El padrón electoral y los datos personales

La protección de datos personales es una garantía constitucional del ciudadano, prevista en el artículo 16  y también es un derecho humano, considerado en el artículo 12 de la Declaración Universal de Derechos Humanos así como en el 11° de la Convención Americana de Derechos Humanos.Por su parte, de acuerdo al Artículo 1° Constitucional-y a partir de la Reforma Constitucional de 2011-, es imperativo interpretar la ley de la forma más favorable a la persona, privilegiando la protección del derecho humano.

El derecho de los Partidos Políticos para acceder a las Bases de Datos Personales del Padrón y el contenido de las Listas Nominales para la revisión que se realiza a los datos previamente a cada elección,deriva en un asunto importante en virtud de la certeza que obligatoriamente debe tener el Padrón antes de la elección. Las observaciones realizadas coadyuvan a depurar finalmente la lista de electores  y a lo largo del tiempo ha servido para eliminar posibles cuestionamientos al Padrón y que “no voten muertos”, así como detectar domicilios irregulares o el denominado “turismo electoral”. De esta forma, el Padrón resulta una herramienta confiable para los partidos, por su alto nivel de actualización y depuración.Una muestra los son las observaciones realizadas para estas elecciones, de las cuales 4,999 fueron procedentes.

A partir de 1992, por ley el Padrón Electoral es una confiable base de datos para la identificación de los mexicanos, que respalda a la Credencial del INE, la cual utilizamos todos los días como medio de identidad personal, es decir, para realizar un trámite, solicitar un servicio, hasta para acreditar la edad y acceder a un lugar. El que el Padrón esté actualizado y depurado deriva en una vital relevancia no solamente para los partidos políticos, sino por un asunto que es del mayor interés del Estado Mexicano.

Por lo anterior, el cuidado esmerado de los datos personales contenidos en el Padrón es una responsabilidad del INE y de los Partidos Políticos, que trasciende lo estrictamente electoral porquesu protección no puede estar sujeta a riesgos ni a eventuales descuidos, o a cuestionamientos de que los datos del Padrón se pudieran obtener a través de internet o en calles de México u otra ciudad.

En 2016, al definir los contenidos de las Listas Nominales para la revisión de los Partidos rumbo a las 13 elecciones del 5 de junio, la Comisión del Registro Federal de Electores al interior del INE,  decidió eliminar el dato del domicilio, lo que en su momento impugnaron varios Partidos Políticos. No obstante, la Sala Superior del Tribunal Electoral confirmó en la sentencia 59/2016 que “no son necesarios estos datos para que los partidos hagan sus revisiones”.

Ahora después de la aparición de los datos del Padrón en un conocido sitio de internet, muchas son las lecciones que se aprendieron de esta desafortunada  y lamentable experiencia. Es preciso anotar que no se violó el blindaje de protección de datos del INE, sino que el Partido Político al subir a la red la información, se puso en riesgo y se hizo pública. Por lo tanto, es imperativo que para que no se repita una situación de esta naturaleza, se debe de garantizar de forma suficiente el derecho de los Partidos de verificar las posibles inconsistencias de los datos del Padrón Electoral antes de cada elección, supeditado de acuerdo al marco jurídico vigente, a la protección de los datos personales de más de 87.1 millones de ciudadanos en México y en Estados Unidos. 

Para cumplir con la encomienda, se aprobaron por unanimidad en el Consejo General del INE, nuevos lineamientos con el cometido de que ni en 2017 ni en 2018 se entregue la información que contenga domicilio ni clave de elector de los ciudadanos. Los Partidos Políticos podrán seguir verificando la validez del Padrón Electoral con  acceso en forma permanente de acuerdo a la ley, pero los datos se deberán consultase en las pantallas de las terminales de cómputo ubicadas en la Dirección del Registro de Electores. Cabe añadir que la información no se podrá imprimir, transferir o guardar. En el INE tenemos la obligación de proteger y resguardar los datos que pertenecen a los ciudadanos.

*Consejero Electoral del INE

@e_andradeg