imagotipo

Enrique Peña y la Institución de Instituciones

  • José Luis Camacho

“No me voy a cansar de defender a nuestras instituciones, a nuestras Fuerzas Armadas, a la Policía Federal. Aquí hay mujeres y hombres que son mexicanos que decidieron servir a su país protegiendo a la sociedad. Por eso no me cansaré de decir que me siento muy orgulloso como secretario de Gobernación de lo que es nuestra Policía Federal”.

Lic. Miguel Ángel Osorio Chong

Secretario de Gobernación

La Nación mexicana ha conmemorado el centenario de la aprobación y promulgación de la norma constitucional que a lo largo de diez décadas ha dado dirección, paz social, desarrollo y estabilidad a un país, que pasó de 11 millones a más de 120 millones de habitantes a lo largo de 20 lustros, en los que muchos otros cambios han tenido lugar y en la que ha sido, sin duda, la etapa de mayor prosperidad para México.

Producto de nuestra Carta Magna, un conjunto de ordenamientos e instituciones también están cumpliendo un siglo de vida, ejemplo de ello es el Ejército mexicano que si bien su origen es previo a la Constitución de 1917, no podría entenderse la consecución de ésta sin la conformación a raíz del llamado en 1913 del entonces gobernador de Coahuila, Venustiano Carranza, del Ejército Constitucionalista que peleó en contra del usurpador y a favor del restablecimiento del orden constitucional.

Por ello, el Ejército y la Fuerza Aérea siguen siendo constitucionalistas, pues éste es su origen.

La historia moderna de México no podría entenderse sin la participación comprometida de un cuerpo castrense adiestrado, disciplinado y leal, no a un hombre o a un grupo, sino al orden constitucional y a las instituciones que de él se desprenden.

En este contexto es que el pasado 15 de marzo, las mujeres y hombres verde olivo recibieron en las flamantes instalaciones de la Escuela Médico Militar a su Supremo Comandante, el presidente Enrique Peña Nieto, con quien dieron inicio a los festejos por los primeros cien años de esta institución que ha velado por la salud de los elementos del Ejército y de la Fuerza Aérea.

No cabe duda que México está orgulloso de sus Fuerzas Armadas y eso es justamente lo que señaló el Presidente de la República ante las mujeres y hombres, que sin pestañear si quiera, lo escuchaban con atención a pesar de la llovizna que caía en la explanada de dicha instalación militar.

“Día a día se acrecienta en mi fuero interno mi reconocimiento a la labor incansable que realizan soldados y marinos para defender a México, para servir a México y entregarse a las mejores causas de México, poniendo delante lo mejor que tienen, incluso a costa de su propia vida”, dijo el presidente Enrique Peña Nieto, al recoger el sentir de la nación mexicana hacia la institución pública más noble y pudorosa que tiene nuestro país.

Nada más cierto que lo dicho por el presidente Peña, al señalar que nuestras Fuerzas Armadas son la Institución de Instituciones, pues en ellas se encuentra la muestra más clara de lo que es el servicio público: mujeres y hombres que arriesgan su integridad y hasta su vida por servir leal y patrióticamente a México.

El reconocimiento social que se palpa hacia esta institución es evidente, ganado a base de trabajo, esfuerzo, sacrificio y disciplina.

No cabe duda que México enfrenta grandes retos, pero también lo es, que las instituciones creadas por la Constitución Política representan la mayor oportunidad para vencerlos y encontrar las oportunidades que necesitamos para desarrollo de nuestras comunidades. Y en esa lucha las Fuerzas Armadas son un pilar inquebrantable.
camachovargas@prodigy.net.mx

@jlcamachov