imagotipo

Entendiendo la crueldad republicana

  • Paul Krugman

Los aspectos básicos de la legislación de salud republicana, que no ha cambiado mucho en distintas iteraciones del Trumpcare, son fáciles de describir: sacarle el seguro médico a decenas de millones, empeorarlo por mucho y hacerlo mucho más caro para millones más, y usar el dinero ahorrado de esta forma para bajarle los impuestos a los ricos.

Donald Trump tal vez no lo entienda; informes de The Times y otros, combinados con sus propios tuits, sugieren que no tiene ni idea de lo que hay en la legislación de su partido. Pero todo mundo en el Congreso entiende de qué se trata.

La interrogante (y es una interrogante, incluyendo para aquellos que desde hace mucho han concluido que hay algo terriblemente mal en el Partido Republicano moderno) es por qué el partido está pugnando por esta severa agenda moralmente indefendible.

Piénselo. Perder la cobertura médica es una pesadilla, especialmente si usted es de edad avanzada, si tiene problemas de salud y/o si carece de recursos financieros para hacer frente a la situación si se enferma. Y dado que los estadounidenses con esas características son precisamente la gente a la que ataca esta legislación, decenas de millones pronto se encontrarían viviendo esta pesadilla.

Lo que me lleva a volver a mi pregunta: ¿Por qué alguien querría hacer esto?

No pretendo tener una respuesta completa, pero pienso que hay dos grandes motores (de hecho, dos grandes mentiras) detrás de la crueldad en el servicio médico y más allá.

Primero, los males del plan del Partido.

Una forma de entender este feo plan de salud es que los republicanos, a través de su oportunismo político y deshonestidad, se encajonaron en una posición que hace que parezcan crueles e inmorales; porque lo son.

No obstante, seguramente esa no es toda la historia, porque el Obamacare no es el único programa de seguro social que hace un gran bien pero que enfrenta un incesante ataque del ala derecha. Los vales de comida, el seguro por desempleo, los beneficios por discapacidad, todos reciben el mismo trato. ¿Por qué?

Como sucede con el Obamacare, esta historia empezó con una mentira políticamente conveniente; la pretensión, remontándose hasta Ronald Reagan, de que los programas de la red de seguridad social simplemente premian a gente haragana que no quiere trabajar. Y todos sabemos qué clase de gente en particular supuestamente cae en esto.

Ahora, esto nunca fue verdad, y en una era de
desigualdad creciente e industrias tradicionales en picada, algunos de los principales beneficiarios de estos programas de la red de seguridad social son los miembros de la clase trabajadora blanca que apoya a Trump. Pero el Partido Republicano moderno básicamente consiste de devotos de carrera que viven en una burbuja intelectual, y esos estereotipos de la era de Reagan siguen dominando la imagen de los estadounidenses que están en problemas.

O para decirlo de otra forma, los republicanos parten de cierta línea base de crueldad hacia los menos afortunados, de hostilidad hacia cualquier cosa que proteja a las familias contra la catástrofe.

En este sentido, su plan de salud no tiene nada de nuevo. Lo que hace (castigar a los pobres y a la clase trabajadora, recortar los impuestos de los ricos) es lo mismo que cualquier política importante del Partido Republicano. La única diferencia es que en esta ocasión todo está a la luz del público.

Entonces, ¿qué va a pasar con esta monstruosa iniciativa de ley? Sin embargo, independientemente de si es aprobada o no, recuerde este momento. Ya que esto es lo que hacen los republicanos modernos; así son.