imagotipo

Entre el fotoperiodismo y los festejos del IPN

  • Bazar de la cultura: Juan Amael Vizzuette Olvera

Con dos mexicanos premiados en la categoría “Naturaleza”, el certamen de fotografía periodística más importante del orbe, World Press Photo, culminará su temporada en el Museo Franz Mayer el domingo 25 de septiembre; entre tanto, la Orquesta Sinfónica del Instituto Politécnico Nacional celebra musicalmente los 80 años de la institución educativa este sábado 24 de septiembre, como parte de su Segunda temporada 2016, bajo la dirección del maestro Enrique Arturo Diemecke.

LAS AFILADAS ESPIRALES

El primer premio del concurso World Press Photo fue para el australiano Warren Richardson. Su imagen ganadora muestra cómo le entregan su bebé a un refugiado sirio a través de un alambrado de púas, en algún paraje de la frontera entre Serbia y Hungría. Junto a la instantánea de Richardson se exponen 145 fotografías ganadoras, que se eligieron entre 82 mil 951 piezas de cinco mil 777 profesionales de todo el mundo.

Los fotoperiodistas documentan su tiempo, nuestro tiempo, con todas sus aristas, contradictorias y complejas: la proeza deportiva, la vida salvaje, la violencia militar, los quehaceres diarios de la gente común, las travesías de los inmigrantes sin papeles ni fortuna, las fuerzas naturales.

La foto de Richardson cuenta una historia entera con una sola toma. Hungría acometió la construcción del alambrado de cuatro metros de altura en julio del año pasado. La guerra interminable en Siria les impuso el exilio a más y más civiles, que soportaron incluso el gas pimienta, burlaron a los guardias la noche del 24 de agosto y cruzaron la línea fronteriza a pesar de las afiladas espirales metálicas. A la luz de la luna, el fotoperiodista australiano captó ese retazo de la historia.

El presidente del jurado, Francis Kohn, declaró a los medios que el simbolismo del alambre de púas expresa lo que les está sucediendo en la actualidad a los refugiados. La imagen, como muchas de las seleccionadas, es un llamado a la conciencia de una comunidad internacional que necesita ver los rostros de quienes sufren por los conflictos
políticos y los intereses económicos.
ENTRE VOLCANES Y PROFUNDIDADES

Este año, nuevamente destacó la participación de los profesionales mexicanos. Anuar Patjane obtuvo el segundo lugar en la temática “Naturaleza” con “Ballena que susurra”; Sergio Tapiro consiguió el segundo puesto en la misma categoría con “El poder de la naturaleza”. Patjane retrató a una ballena jorobada y a su ballenato en las Islas Revillagigedo; el colimense Tapiro captó el Volcán de Colima en plena erupción. “Por supuesto, conozco la obra del doctor Atl, y siempre he pensado que muchos de mis paisajes tienen que ver con la obra pictórica que conocí de niño. Me gusta muchísimo la obra de José María Velasco. Muchas de mis fotografías se parecen a algunas pinturas de Velasco y también me gustan mucho los colores de José Clemente Orozco”, responde Sergio Tapiro cuando se le pregunta si su trabajo tiene influjo de los volcanes que pintaba
Gerardo Murillo.

Tapiro considera que hay puntos de contacto entre el arte de la pintura y el de la fotografía: “Orozco tiene unos rojos encendidos; da la casualidad de que Orozco era de Ciudad Guzmán, que está a unos kilómetros del Volcán de Colima, así que evidentemente como artista tiene uno que complementarse con la cultura visual y con lo que aprendió de niño. Es muy interesante conocer por ejemplo la historia del Doctor Atl, quien era un hombre bastante obsesivo con los volcanes, a tal grado que a él incluso le llegaron a decir que era un vulcanólogo”.

“Yo no me considero tan especializado en el tema, sin embargo sí he tenido que estudiar bastante la vulcanología para poder hablar sin estar ‘regándola’”, añade el artista, quien vigiló durante largo tiempo al Volcán de Colima y tomó incontables fotografías. Una noche disparó solamente una vez cuando vio un relámpago pavorosamente mayor a los acostumbrados, un relámpago que parecía lanzado por el propio Zeus. Como un campeón olímpico, Tapiro acertó a la diana del blanco: su fotografía captó el relámpago, las estrellas incontables, el fantasma de las nubes, el penacho de humareda y el magma incandescente.

El ganador considera que no es indispensable una formación específica: “Si algo nos caracteriza a los mexicanos es el ingenio para resolver muchos problemas con la menor cantidad de medios posible. Somos muy hábiles, así que hay grandes fotoperiodistas en el ámbito nacional, que sin una formación académica, cumplen un extraordinario trabajo; pero por otro lado, creo que el fotoperiodista, si se dedica a trabajar sobre la política, sobre las condiciones sociales o incluso los conflictos, debe conocer muy bien los temas. El hecho de tener o no escuela, no significa que no pueda crear una reflexión acerca de los temas que está viviendo el país. Creo que el fotoperiodismo mexicano es una prueba palpable de que con ingenio y pocos recursos, se pueden alcanzar logros extraordinarios y hay por ahí el trabajo de otros ocho o nueve compañeros que han ganado en el World Press Photo, y vaya el reconocimiento para todos ellos”.

El otro mexicano ganador de este año, Anuar Patjane, explica que usualmente México ha participado en el certamen con imágenes de los problemas sociales. “Son las fotografías de México que normalmente habían quedado seleccionadas, el porqué no lo sé”. Agrega que la naturaleza también sufre diferentes formas de violencia: “Como la pesca ilegal, la deforestación. En cada expedición que emprendo, siempre hay rastros de pesca ilegal, no nada más en México, en todo el mundo, siempre hay. En las Revillagigedo hay barquillos que llegan de los Estados Unidos a pescar en las cercanías”.

Anuar Patjane lleva unos diez años dedicado a la fotografía de la naturaleza, opina que es una especialidad que exige un constante esfuerzo: “Hay que prepararse mentalmente, físicamente; estar cargando equipo, no dormir muy bien”.

Su foto ganadora fue producto de muchas jornadas de trabajo, paciencia y tesón. La labor de un fotógrafo de prensa suele ser extenuante, exige largos desplazamientos y a veces privaciones.

Francis Kahn aclara que los fotoperiodistas se exponen constantemente a toda clase de riesgos, por lo que hay organizaciones que tratan de apoyarlos ante las situaciones que pueden ponerlos en peligro.

El Museo Franz Mayer está en la Plaza de la Santa Veracruz, Avenida Hidalgo 45, muy cerca de la estación Bellas Artes del metro.

OCHO DÉCADAS DE CULTURA POLITÉCNICA

“La técnica al servicio de la patria”, es el lema del Instituto Politécnico Nacional. Conviene añadir “y también la cultura”, ya que el IPN ha impulsado todas las artes desde su fundación, en 1936, por el general Lázaro Cárdenas, entonces presidente de la República. Los politécnicos invitan a todo el público para que comparta con su comunidad los festejos por sus ocho décadas de trabajo, en el Auditorio “Alejo Peralta”, del centro Cultural “Jaime Torres Bodet”, de la Unidad Profesional Zacatenco, en avenida IPN y
Wilfrido Massieu.

El sábado 24 de septiembre, a las 13:00 horas, la OSIPN contará con la actuación como solista al piano de Rachid Bernal Castillo, una de las figuras juveniles de la música en nuestro país. Es egresado de la Escuela nacional de Música y del Conservatorio Richard Wagner de Viena, Austria. Bernal Castillo interpretará la “Rapsodia sobre un tema de Paganini”, de Rachmanov.

El jueves 27 y el sábado 29 de octubre, la solista será Erika Dobosiewicz, violinista de origen polaco, quien tocará el “Concierto en Re Menor” de Mendelssohn. La artista ha recorrido el mundo y su actuación con la OSIPN será una gran oportunidad para
escucharla en México.

La Segunda Temporada de la OSIPN y los festejos por el LXXX Aniversario de la gran institución de educación superior, culminarán el jueves 8 y el sábado 10 de diciembre con una Gala de Fin de Año. La temática será “Música y Ecología en Aniversario”, con “La creación”, de Franz Joseph Haydn. La dirección estará a cargo del maestro Enrique Arturo Diemecke. Las funciones de los jueves serán a las 19:00, las sabatinas a las 13:00 horas. Para el público en general los boletos cuestan 51.00 pesos; 25.50 pesos para estudiantes, maestros y miembros del Inapam.