imagotipo

Entre piernas y telones

  • Entre Piernas y Telones : Hugo Hernández

POR HUGO HERNÁNDEZ

Wake up woman

Redondo, con dos excelentes actores

Conocí a Fernanda Castillo hace una década, cuando protagonizó el musical Hoy no me puedo levantar, y de pronto todo mundo volteamos a verla. Qué guapa, que alta, que buena actriz, cantante y bailarina. Y quienes trabajamos con ella en aquel entonces podemos agregar: qué responsable, que buena compañera, que solidaria, que sencilla y amable, que puntual y un largo etcétera que ahora, 10 años después la han llevado a un muy merecido lugar, en el que empieza a cosechar lo que ha sembrado.

Actualmente no solo estelariza una de las más exitosas telenovelas que se transmiten en todo el continente (El señor de los cielos); también conduce eventos internacionales, como la reciente entrega de premios Billboard; sino que todavía se da tiempo para buscar, protagonizar e incluso producir teatro, con una muy interesante propuesta estética y muy importante contenido social.

Se trata de Wake up Woman, una obra que habla de la violencia de género, en una clase y un círculo social en el que, erróneamente, se piensa que no se da, o al menos en los niveles en los que plantea ésta muy bien lograda puesta en escena.

Escrita y dirigida por el argentino Jorge Acebo, Wake up Woman, cuenta la historia de una pareja, Natalia y Federico, desde que se conocen muy jóvenes y llenos de amor, hasta el momento en que termina, de la peor manera posible, su relación de pareja, a consecuencia de la violencia que él ejerce sobre ella.

Se trata, lamentablemente de una historia más común de lo que nos imaginamos. Como en este caso, una pareja de jóvenes de clase media alta, con estudios, buenos trabajos, muy guapos ambos, que se quieren, pero que arrastran una serie de prejuicios y esquemas retrógrados, que los ‘condicionan’ y ‘obligan’ a cumplir el papel que la sociedad estableció para ellos.

Actuación, coreografía, video, movimientos estéticos, iluminación, vestuario, son muchos los elementos de los que se vale el autor-director para transmitir todo lo que quiere decir y de una forma teatralmente muy atractiva y conmovedora.

No me sorprendió el buen trabajo de Fernanda Castillo porque la he visto crecer enormemente desde hace una década que la conocí; el que sí me sorprendió, y muy gratamente, fue Erik Hayser, a quien sólo conocía por sus trabajos en televisión, y que aquí tiene un excelente desempeño en un nada fácil personaje.

Hoy termina la primera temporada de Wake up Woman, que se presenta en La Teatrería, en la colonia Roma, aún hay una oportunidad de verla; y además,  se de buena fuente que este mismo año volverá  a la cartelera y muy probablemente haga una gira. Cuando eso suceda, no se la pierda.