imagotipo

“Somos Eternos”

  • Entre Piernas y Telones : Claudia Romero

  • Obra íntima en un espacio mínimo

HUGO HERNÁNDEZ

Aparentemente es una noche común y corriente. La familia acaba de cenar, y mientras limpia la mesa, el matrimonio platica sobre algo que parece ser una anodina conversación, como la de un día cualquiera. Sin embargo, nada más lejano de la realidad.

Se trata de la obra Somos Eternos, que se presenta los miércoles en el Espacio Emergente 1 del Foro Shakespeare, y que presenta a una pareja en una situación extrema (que no revelaré), que la obliga a pensar y revalorar cada una de las cosas que tienen y han vivido juntos.

Escrita por Miguel Cane, a quien conocí hace algunos ayeres como reportero de cultura, y quien poco a poco ha ido creciendo en el mundo de las letras, Somos eternos es un texto muy bien planteado, que inicia con muchas interrogantes, como debe ser, que poco a poco van respondiéndose para el espectador.

Terrible y al mismo tiempo esperanzadora es esta historia, que cada día que pasa está más cercana de ser posible.

Me da un gusto enorme ver el crecimiento de Miguel como dramaturgo, y siendo aún tan joven y emprendedor, habrá que esperar muchas cosas buenas de él. Muy adecuado montar Somos Eternos en este sitio, pues su pequeño formato dan al director de escena, Roberto Cavazos, la posibilidad de crear el encierro, la tensión y la intimidad que la anécdota reclama.

Para lograr todo esto es indispensable el trabajo de dos muy buenos actores y aquí los hay. Se trata de Irán Castillo, a quien mucha gente ubica por sus trabajos televisivos, y que aquí se muestra como una actriz muy solvente y con buenos recursos para el teatro. Bravo por ella, que permanentemente está demostrando en las tablas que no es sólo una cara bonita (y vaya que bonita es).

Junto a ella también logra un muy bien trabajo David Medel, a quien no había visto yo antes, y que me agradó por una actuación directa, sin exageraciones y muy sólida.

Somos Eternos arrancó con una función cada miércoles, y le fue tan bien que luego hicieron dos, y ahora son tres cada miércoles, pues la pequeña sala del Espacio Emergente 1 se agota siempre, lo cual es mejor recomendación de esta puesta en escena que se presenta a las 8, a las 9 y a las 10 de la noche en el número 7 de la calle Zamora, en la colonia Condesa.