imagotipo

Es delicioso y de variadas especies

  • Cómo dijo: Ricardo Espinosa

Nosotros en México lo conocemos como durazno. Sus formas redondeadas, sus colores matizados, su consistencia carnosa y la textura de su piel que es como una pelusita se nos antoja sabrosísima y muy sensual.

Además tiene mil caras. Bueno, no mil, pero sí muchas. En México es el durazno pero se presenta en diferentes variedades que se identifican como prisco, nectarina y otras, aparte del chabacano que es como su hermanito menor porque se parecen mucho.

El durazno es un árbol que dicen es originario de China, pero su nombre científico en latín prunus persicus nos hace pensar en que es más bien de origen persa. La palabra durazno viene del latín duracinus que es un adjetivo que significa “de fruto duro” y que puede igualmente aplicarse a uvas, a ciruelas o a cerezas.

El prisco nosotros lo vemos como una variedad del durazno pero en algunas latitudes se le conoce con ese nombre al durazno en sí. El nombre del prisco procede del latín persicum que confirma lo que ya dije, que es como si hubiera nacido en Persia, pero en el Diccionario de la Lengua Española nos remiten a la palabra albérchigo.

El vocablo albérchigo parece no tener relación con los anteriores, pero sí la tiene porque en el árabe se deformó persicum y se convirtió en bérchigo y luego se le agregó la partícula al que en árabe es equivalente al artículo el y entonces albérchigo es igual al prisco y ya estamos otra vez insistiendo en que es “el que viene de Persia”.

En España se le conoce como melocotón, aunque a veces se le confunde con el chabacano que allá se llama albaricoque (el que madura temprano). También se le llama abridor, pavía, fresquilla y de otras formas, aparte de su variedad en que se presenta un poco aplastado a la que se conoce como paraguayo.

Y a propósito de frutos, le menciono también al chayote y si alguien me pregunta ¿el chayote es fruto? ¿Qué no es una verdura u hortaliza? le contesto: no, señor, el chayote es el fruto de la chayotera, miembro de la familia de las cucurbitáceas a la cual pertenecen también las sandías, los pepinos y el melón.

Su nombre (el del chayote, no el del melón) viene del náhuatl chayotli que significa “calabaza espinosa”. En el diccionario etimológico dice que la palabra chayote viene de tzapitli que significa “espina” y ayotli que quiere decir “calabaza”.

En náhuatl tzilac ayotli quiere decir “calabaza tortuga” y se refiere al chilacayote porque efectivamente es una calabaza y tiene forma parecida a la del caparazón de una tortuga, con la que se hace una conserva en dulce (con la calabaza, no con el caparazón) riquísima, la famosa conserva de chilacayote.

Consultorio Verbal

Comodijo2@hotmail.com
PREGUNTA DEL PÚBLICO: ¿Es lo mismo decir: la mazorca o el elote, o debe emplearse este nombre en diferentes momentos; como el pez y el pescado? Julio César Gómez

RESPUESTA: La mazorca es el fruto del maíz. El elote es la mazorca cuando todavía está tierna.

AHORA PREGUNTO.- El galope es una forma de correr de las caballerías, pero ¿qué es un galopín?

a.- Un muchacho malcriado

b.- Un carro pequeño

c.- Un juego de naipes

d.- Un potrillo de cierta raza
RESPUESTA: a.- Galopín es una palabra que viene del francés. Originalmente era un muchacho mensajero que hacía su trabajo corriendo de un lado a otro, por eso se le llamó así. Ahora galopín es un muchacho malcriado, sucio o desvergonzado y pícaro.

Dicho de un hombre casado para terminar: sí, ya lo sé, todos los demás maridos son perfectos ¿Cómo dijo? Hasta la próxima.