imagotipo

Es jueves… Y hoy toca

  • Mujeres en busca de sexo / Celia Gomez Ramos

“Y toda siembra que nos hace temblar se hace en el espacio sin respuesta, que al fin es una respuesta”.

José Lezama Lima
¿Estamos preparadas las mujeres para mirar un cuerpo varonil sexy, al pasar la página en una revista o en un periódico?

La semana pasada me enteré que el periódico La Prensa (miembro también de la Organización Editorial Mexicana) estaba haciendo un experimento. Ya que si para hombres había féminas de cuerpos atractivos y poca ropa en sus páginas; para las mujeres debía haber lo mismo. Equidad, ¿no?

Más interesante fue, que en una lista de correos electrónicos de colegas (para algo debemos usar el correo. Dicho sea de paso, yo odio el whatsapp), nos enviamos esa imagen, y nos preguntábamos qué pensábamos al respecto. ¿Funciona? ¿No funciona?

El título en la página 32 del diario, rezaba: Es jueves… Y hoy toca. Al calce se leía: A desayunar. El muchachito fotografiado, sonreía. Su rostro era grato y un tanto infantil. No portaba camisa, sí pectorales fabulosos (no exagerados), y su pantalón, apenas con el botón desabrochado. Aunque ya sabemos, ahora el resorte del calzón siempre sobrepasa el pantalón. ¿Varones para las féminas y no solo mujeres para los caballeros?

Los caballeros de ese grupo de correos, no emitieron opinión alguna. Así siempre ocurre cuando quieren saber lo que pensamos las mujeres. Pareciera que no existen, que no ponen atención y se mantienen en silencio. Nosotras, por supuesto, nos olvidamos de su existencia y comenzamos a opinar, que al fin, el hecho de conocerlos nos brinda todas las libertades.

Una de mis colegas dijo, pues los hombres son más de mirar, las mujeres no. Así que considero que no funcionaría. ¡Y eso que ella es una feliz amante de los varones! No le gustará tanto mirar caballeros en el periódico, pero a ella yo le he compartido parte de mi colección de caballeros atractivos… Pues sí, ¿por qué no? Yo tengo varias galerías fotográficas en mi máquina, y los tengo seleccionados como sigue: Guapos, bonitos, velludos, pelones, bien vestidos, sport, en traje de baño, vegetarianos, frutales, deportistas… En fin.

Inmediatamente después, me apersoné y dije que yo consideraba todo lo contrario, que nos encantaba ver varones, pero que éramos muy mustias, y que ese experimento había que dejarlo correr, porque los cambios se dan poco a poco. Mis demás colegas me secundaron.

Hace más de una década, comencé a participar con un amigo mío, por amor al arte, en una página internet en la que fui editora por varios años (ya desapareció). Se dedicaba a publicar cuento, ensayo, reseñas de libros, entrevistas y todo de manera desenfadada, locochona e insubordinada. A él, le encantaban las imágenes femeninas y era reacio a las masculinas, pero yo tenía también una columna a la que denominé “Sobrecogimientos”, y ni modo, ahí ponía a los hombres de mis galerías. Desde entonces sostenía yo, que a las mujeres también nos gusta ver galanes.

Desde que recuerdo, me pregunté por qué las mujeres siempre podían mostrar los senos en las películas, pero no el sexo y tampoco los hombres, a excepción de las películas porno (existen excepciones). Nos falta mucho por remontar, para aprender a observar el cuerpo humano con naturalidad; maravilloso en su desnudez, con o sin arrugas.

Es evidente que hacer únicamente lo contrario a lo que hacen los varones, pues podría hablar de que las mujeres tenemos poca imaginación, así que definitivamente tenemos que hacer mucho más, y por supuesto, dejar los cánones. Eso independientemente de que me encante ver cuerpos bonitos o muy normales (como somos todos), que a cualquiera de ellos se les puede encontrar un fantástico lunar, sonrisa, labios atléticos, ceja curveada, mano abrazable, el huesito del tobillo, algo que nos resulte netamente inspirador. El delicioso gordito agarrable de la cintura, que ya les he dicho a mí me gusta…

Yo insisto en que todo comienza por la mirada, y que necesitaríamos no tener vista, para permitir a los demás sentidos en primera instancia, fomentar los apetitos.
Comentarios: celiatgramos@gmail.com