imagotipo

“¡Es nuestra agua! No podemos hacer como que no nos concierne” / Un Cuarto Propio / Lucía Raphael

  • Lucía Raphael

Vivo en la Cuauhtémoc. No acabamos de pasar todo el proceso de defender el espacio público de la avenida Chapultepec, impidiendo que el Gobierno del Distrito Federal privatice al intentar regalar una avenida pública a empresas privadas, cuando el agua ya comienza a faltar. Los vecinos están desesperados, sobre todo aquellos que viviendo en casas de dos pisos, apenas cuentan con cisternas necesarias para abastecerse cuando llega a haber.

Extraña coincidencia y dramática situación cuando nos damos cuenta de que los argumentos que está usando una vez más el Gobierno del DF para legitimar la firma de un convenio de más de 10 mil millones de dólares con el Banco Mundial, son y serán los mismos que utilizaron para intentar justificar la concesión de una de las avenidas públicas más importantes de la Ciudad de México.

La estrategia es la misma: comienzan por abandonar el espacio público, a permitir su absoluto deterioro, logran causar en la ciudadanía incomodidad, descuerdo, queja, y de pronto, aparecen las soluciones “mágicas” de la privatización. Lo mismo hacen hoy con el sistema hídrico de la ciudad; manipulando la realidad cotidiana, hacen a los ciudadanos presas de las carencias de una mala administración para que ésta pueda, bajo el pretexto de subsanar los errores que ella misma provocó, darle una respuesta privada a los problemas públicos. ¿Le suena conocido? Pemex, CFE…, (mismas prácticas, distintos niveles).

En ese sentido, la Coordinadora Nacional “Agua para la Vida, Agua para Todos”, emitió un comunicado expresando su preocupación por la probable intervención del Banco Mundial (BM) en materia de gestión del agua en el Distrito Federal. Frente al hecho, una vez más sin consulta alguna frente a la ciudadanía, de la firma con el órgano internacional con el fin de “mejorar” la infraestructura hídrica de la capital del país.

Sabemos, hay que leer sobre la Guerra del agua en Bolivia, que esta clase de acuerdos con el BM son la antesala de la búsqueda de la privatización del manejo del agua. Nuestros gobiernos siguen sin ver por el futuro de los mexicanos; no entienden que vender nuestra agua nos pondrá en absoluta indefensión cuando la guerra del agua a nivel mundial constriña el acceso al vital líquido, únicamente a los países que controlen los sistemas. No es una mirada apocalíptica, solo con entender las negociaciones que se llevan a cabo hoy en la Unión Europea sobre la protección de su agua y la negociación con los países como el nuestro, podemos entenderlo.

“El derecho humano al agua potable y saneamiento está reconocido a nivel nacional e internacional. El agua, un elemento esencial para la vida, no es una mercancía sujeta a la lógica del mercado. Tampoco puede quedar en manos gubernamentales que, a discreción, hipotequen el futuro con la adquisición de deudas que pagarán las generaciones presentes y futuras. Por lo tanto, son fundamentales la transparencia y la discusión pública en lo relacionado a inversión en el tema del agua”, reza el comunicado de la Coordinadora, y es el primer paso para la protección de nuestra agua.

Ni una decisión más a escondidas, nada justifica que los acuerdos escondan esta clase de información. Su objetivo: el agua, de interés público, vuelve cualquier intento de ocultamiento de dicha información en un acto ilegal.

Aprendamos de Bolivia, lo más importantes es: “ poner sobre el tapete el tema del bien común y la importancia de lo público -explica la líder indígena Marcela Oviedo-, (…) después de la Guerra del Agua nos hemos dado cuenta de que lo que nos había pasado en Cochabamba le estaba pasando también a otra gente en otros sitios: en Sudáfrica, en Inglaterra, en Perú…”. Razón por la cual se están organizando a nivel mundial para luchar contra la privatización del agua.

“La activista advierte que este tipo de privatización no viene solo a través de las multinacionales, sino que también llega a través de los gobiernos, que empiezan a externalizar servicios o utilizar para otros fines estas fuentes de agua para consumo humano. “La mejor defensa frente a esto es una comunidad organizada”, concluye (El País)”.

Y esto ocurre frente a la plaga del neoliberalismo a ultranza en todos los niveles. ¿Qué vamos a hacer nosotr@s? ¡Es nuestra agua! No podemos hacer como que no nos concierne.

Fuentes:

https://www.change.org/p/transparenten-acuerdo-entre-gobiernodf-y-bancomundial-sobre-gestión-del-agua?recruiter=9453797&utm_source=share_petition&utm_medium=facebook&utm_campaign=autopublish&utm_term=des-md-action_alert-no_msg&fb_ref=Default

http://elpais.com/elpais/2015/07/13/planeta_futuro/1436796771_984802.html