imagotipo

Escaparate de la moda

  • Escaparate a la moda: Claudia Azcona

Con los colores de México

Julio, el mes de la Guelaguetza

Flor de piña, una joya clásica de los orfebres oaxaqueños

La obra monumental de Pantaleón Ruiz

Gustavo Helguera y su pasión por Chiapas

Cada estado de la República Mexicana irradia una luz especial. Sus tonalidades comunican el corazón de su gente. En esta ocasión les hablaré del trabajo de algunos artistas y diseñadores, cuya inspiración nace de su profundo respeto por su país para traducirlo en sentimientos.

Pese al impacto de la globalización, la indumentaria de Oaxaca se ha conservado indemne y continúa siendo un medio de comunicación que habla de sus tradiciones. Sus texturas y colores son voz pura de su identidad y reflejan el relevante patrimonio cultural de los oaxaqueños.

Todo aquel que visita el estado se enamora de su grandeza, de su gastronomía, indumentaria, naturaleza, arquitectura y diversidad artesanal que se transforma en emociones y generosidad. Una muestra de esto, es la magnificencia de la Guelaguetza.

Los artesanos y artistas oaxaqueños sobresalen por expresar el esplendor de sus costumbres e historia a través de la elaboración de diversos trajes típicos y joyería, creados de manera artesanal, los cuales lucen las mujeres en celebraciones especiales. Los coloridos huipiles hechos en telar de cintura y las faldas de algodón estampadas que usan las oaxaqueñas durante el baile regional Flor de piña, característico de la fiesta de la Guelaguetza, manifestación de la multiculturalidad del estado que se realizará el próximo 24 de julio.

JOYAS OAXAQUEÑAS CON HISTORIA…

Con la misión de preservar un sentimiento de festividad y rendir tributo a las costumbres de los oaxaqueños, como cada año, los orfebres de oro de Monte Albán dan vida a su ya clásica joya Flor de piña, soberbio diseño inspirado en el baile regional particular de la demarcación del Papaloapan, una de las ocho regiones del estado, que representa el júbilo y la satisfacción de sus mujeres por recibir la cosecha de la piña. La pieza creada por la oaxaqueña Ileana Rojas en colaboración con maestros artesanos expresa la conexión con las raíces de su tierra y su contemporaneidad artística. Elaborada de manera artesanal en plata y plata dorada y con discretos detalles de cristales swarovski, el diseño lo mismo puede ataviar a la mujer de elegancia en un atuendo típico, o simplemente vestirla de versatilidad en un outfit casual.

Flor de piña es un diseño clásico y elegante que expresa carácter, arte y cultura y que busca unir la destreza maestra de los orfebres oaxaqueños, con la deslumbrante historia de las joyas tradicionales oaxaqueñas y la innovación del diseño de joyería
internacional.

Cabe mencionar que como complemento del lanzamiento de la joya, otras emblemáticas piezas de la Guelaguetza como la China oaxaqueña, Tehuana y Danza pluma serán exhibidas en las boutiques de la importante firma en Oaxaca, San Miguel de Allende, Guanajuato y la Ciudad de México (The shops down town).

OBRAS MONUMENTALES

El pintor y escultor en bronce originario de Teotitlán del Valle, Oaxaca, Pantaleón Ruiz busca expresar a través de sus obras el sosiego de su pueblo sagrado. Sus exposiciones individuales se han admirado en importantes escenarios de España, Inglaterra, Austria, Alemania, Estados Unidos y México. Para el artista, México tiene la necesidad de abrir y explorar otros espacios experimentales para mostrar la obra contemporánea y expresar la sensibilidad de los artistas.

Su acertada participación en el festival Cervantino 2016 realizado en la Ciudad de Guanajuato en donde presentó dos obras de la exposición Obras monumentales:
El caracol y los niños (escultura en bronce) y La rueda de la vida (Escultura en bronce) llamaron la atención de propios y extraños.

Con la misión de promover la cultura y el arte, sensibilizar a la sociedad mexicana a fin de valorar el trabajo artesanal de diferentes categorías, el artista inauguró en el Parque Lincoln, de la Ciudad de México Obras Monumentales.

El trabajo de Pantaleón Ruíz transmite su historia de vida construida en dos sociedades diversas. Recorre con familiaridad del abstraccionismo al figurativismo, sin centrarse en un solo tema. Becado en el 2006 por Clackamas Fine Art Center, Sculpture, Ceramic, and Grafic Design en Oregón, USA, busca explorar en diversos recursos textiles, pictóricos y escultóricos. Sus técnicas integran materiales de heterogénea naturaleza: hace confluir los pigmentos convencionales con los de la grana cochinilla y otros tintes concurridos por los tejedores de su tierra natal, pinta sobre exóticos papeles de Nepal con extrema pasión y creatividad. Para explorar texturas, mezcla óleos con tintas y encausto o con resinas sintéticas.

DISEÑO CON SABOR A MÉXICO

Si algo llama la atención de Gustavo Helguera es su ingenio para utilizar materiales semipreciosos entre los que destacan cristales, perlas, metales y materia prima artesanal para crear innovadoras joyas, que empoderan a la mujer mexicana de glamour y sofisticación. En días recientes, una reconocida marca de helados de origen mexicano, famosa en la década de los 80, convocó al diseñador mexicano a presentar a los medios de comunicación y blogs de moda su más reciente colección de accesorios 2017-2018, inspirada en las cinco personalidades de la mujer que él admira: boho-chic, clásica, romántica, urbana y sofisticada.

Durante la presentación las diversas piezas fueron exhibidas en caballetes de manera creativa estilo bo concept, en cinco estancias de una firma de origen danés.

Basada en la expresión máxima del color, la colección incorpora el uso de perlas, cristales y textiles artesanales chiapanecos. Cabe mencionar que para Gustavo la colaboración de artesanas mexicanas en algunas de las piezas que integran la colección tuvo un significado muy especial. Confiesa que si algo lo nutre como diseñador y ser humano, es la riqueza cultural y sensibilidad de los artesanos del estado de Chiapas.