imagotipo

Espiral de Conductas

  • Espiral de conducta: Norma Le Payro

  • Norma L. de Payro
  • El problema ya no es el amigo que influye en un consumo de drogas

El mundo considera peligroso y un veneno el consumo de drogas; la cantidad que se consume determina su efecto y su finalidad. Es decir, las drogas tienen un uso medicinal y de abuso. Las personas que se convierten en usuarios adictos, afectan directamente a la mente, distorsionan la percepción del consumidor con respecto a lo que está ocurriendo a su alrededor y contribuyen a que el mercado negro habilite más variedad de drogas. Una droga que se ha sumado a la economía subterránea es la llamada W 18, también conocidas como “beans” o “shady 80s”. Una sustancia sicoactiva nueva y un opioide sintético que viene en forma de polvo y se rumora que son de laboratorios chinos y se venden por internet. Es 10 mil veces más potente que la morfina. Esta droga tiene una fuerte presencia en Canadá. De acuerdo a estadísticas de ese país, en 2014, 120 personas murieron en Alberta a causa de la droga. En 2015, el número de muertes casi se duplicó. El temor de este país ante la aparición de una droga nueva y más poderosa tiene una justificación: Canadá es el país con mayor número de prescripciones médicas de opiáceos en el mundo, de acuerdo a un reporte publicado por el Estado de Ontario. Por lo que el consumo desmedido de opiáceos recetados es una problemática en alza en los dos mayores países de Norteamérica. Un informe estadístico entre 2009 y 2014 estableció que al menos 655 personas murieron en Canadá como resultado del consumo de Fentanyl, sin contabilizar otros opiáceos. Las organizaciones criminales están siendo atraídas por el encanto del nuevo mercado de internet, lo que lleva menos riesgo legal y mayores ganancias que las drogas ilícitas. Las empresas chinas, por su parte, están operando con poca supervisión y fuera del alcance de la ley. Especialistas en adicciones comparten que existen productos de estilo de vida que están contaminados, como algunas pastillas para bajar de peso. En Suecia se legalizó esta droga, aunque en Estados Unidos, Canadá y Australia, países en los que ya ha aparecido en alguna ocasión, todavía continúa siendo ilegal. De hecho, sus gobiernos no tienen claro cómo luchar contra esta sustancia, ni qué pruebas llevar a cabo para detectar su presencia en el cuerpo. Especialistas sugieren a las nuevas familias de este siglo, unir esfuerzos para cuidar a sus integrantes. Es importante estar informado si el medicamento o droga que se prescribe está autorizado por las
autoridades pertinentes.

Para más información o problemas de adicción escriba a tolzinlaser@gmail.com