imagotipo

Este libro te hará llorar

  • Leer la clave del poder: Andrea Balanzario Gutiérrez

Francis —Frank— McCourt ganó sorpresivamente el Premio Pulitzer de Ficción en 1997. Nació en Irlanda en 1930 mas la pobreza y el frío (ojo, esto es clave) obligaron a sus padres a emigrar a Estados Unidos donde no encontraron más que la miseria más absoluta. No te cuento su infancia, brincó hasta su vida como profesor de enseñanza media, fue cuando empezó a escribir algo que parece ficción pero no lo es, es un autobiografía novelada con un estilo tan limpio y compasivo, sin reproches ni sentimientos amargos que me hizo llorar como nunca, porque de hecho, soy súper difícil para entregarme al llanto, no lloro ni con pelis ni con lecturas. Mi mamá me cachó llorando y no tardó la incómoda reacción ¿Y ora tú, porque lloras? No le comenté por qué pero unos días más tarde le presté el libro con una sola petición: léelo por favor. Pasaron unos días y la encontré llorando y moqueando (hacía mucho frío) y le pregunté ¿No que no…? ¡Qué libro, ni me lo hubieras dado, removió tantas emociones! “Las cenizas de Ángela” es, en todos los sentidos literarios, un acierto, pero un golpe fuerte si lo lees cuando las condiciones climáticas favorecen el efecto, ese invierno estuvimos a 8º bajo cero en nuestro rancho familiar, a veinte minutos de Toluca. Frank McCourt falleció en un asilo de ancianos en Nueva York en 2009 aquejado de un grave cáncer de piel que a su vez se complicó al provocarle una
meningitis.

En sus memorias Frank McCourt entrega una historia de lucha y supervivencia en un medio sórdido y hostil.

“Frank es el hijo mayor de Malachy y Ángela McCourt. La vida en Nueva York no ha sido fácil para la familia, que se ha multiplicado de manera considerable en muy poco tiempo. Malachy es un desempleado alcohólico y el escaso dinero que gana, cuando trabaja, lo gasta en bebida. Cuando la hermana menor de Frank muere, sus padres deciden dejar Nueva York para comenzar una nueva vida en su país de origen, Irlanda. Los McCourt parten entonces con sus cuatro hijos y con la esperanza de que la situación mejore, pero pronto se dan cuenta de que no será así. El padre no consigue trabajo y la familia subsiste merced a la caridad, mientras Frank se hace mayor y sueña con regresar a los Estados Unidos. Frank McCourt narra sus memorias de la infancia y la primera juventud con ironía y crudeza en esta conmovedora novela, que se convirtió en un best seller mundial”.