imagotipo

ESTO y algo más

  • Pedro Peñaloza

“Tal vez algún día dejen a los jóvenes inventar su propia juventud.”

Joaquín Salvador Lavado “Quino”.
Que rápido pasaron cuatro años, aún tenemos en la memoria el triunfo de México sobre Brasil en la Final de los juegos olímpicos de Londres, sin lugar a dudas, el mayor éxito de nuestro futbol a nivel internacional. Ahora, una nueva generación tratará de colgarse por segunda vez una medalla de oro, pero el bicampeonato parece hoy más complicado, ya que la escuadra verdeamarela -hoy anfitriones-, tienen la obligación de conquistar la presea aurea ante su gente, queriendo olvidar la eliminación y goliza que sufrieron en el Mundial de 2014 en casa.

Ahora bien, a la hora de escribir estas líneas, todavía no conocíamos el resultado del debut olímpico del “Tri” en Río frente a Alemania, pero de lo que sí tenemos certeza es de que los directivos y la mayoría de clubes mexicanos no le dieron la importancia que merece una cita deportiva de tales magnitudes, reteniendo jugadores durante el proceso olímpico, retrasando los refuerzos mayores, otorgándole prioridad a la Copa América, etc. Esta falta de apoyo es un claro ejemplo de cómo en nuestro futbol están primero los intereses económicos y al final el desarrollo deportivo y humano, porque ante la marginación de las dos televisoras dueñas de la Selección los federativos actuaron de manera parcial, como lo demostraron las críticas de Raúl Gutiérrez por no poder conformar su lista final.

Por su parte, los jugadores Sub-23 que hoy llegan a las olimpiadas presentan una gran experiencia en torneo de selecciones con límite de edad, pero sobre todo con varios partidos en primera división, esto hace que el representativo nacional sea un cuadro maduro y canchero, un equipo que difícilmente podrá amedrentarse o achicarse, un grupo que sabe controlar los nervios y que no tiene ningún problema con las presión. Además, cuentan con un guerrero de mil batallas como Peralta, un delantero que constantemente presiona a los defensas y nunca da un balón por perdido, que con su actitud motiva a sus compañeros, un jugador que ya subió al podio y que sabe la importancia de estar concentrados los noventa minutos.

Asimismo, no podemos descartar al primer rival de la Selección, los alemanes llegan con un proyecto que empezó desde 2002, el cual ha dado un fuerte impulso a sus fuerzas básicas con una inversión de más de mil 121 millones de dólares, es decir, 134 millones al año. Para darnos una idea de lo que significa ese monto la Federación mexicana únicamente gastó 47 millones, un 40 por ciento de lo que pagaron los teutones. También, estas cifran ha venido acompañadas de reglas que obligan a que cada equipo tenga ocho elementos de 15 a 21 años en sus filas y que por lo menos la mitad de ellos sean elegibles para jugar en el primer equipo. Esto lo hacen en una liga sumamente competitiva y con importantes jugadores extranjeros, no es poca cosa (“Universo Deportivo”, 04/08/16:D8). En cambio, nuestra “flamante” Liga MX intentó hace un par de años obligar a los quipos de primera para que por lo menos alinearan a un futbolista menor de 21 años y 11 meses, esto fue un proyecto tímido para que los jóvenes tuvieran oportunidad y salida. Duró poco, la mayoría de conjuntos se quejaba y no estaban de acuerdo, por lo que se vetó dicha propuesta. Ahora, tenemos una regla 10/8 que está desincentivando a los clubes a formar jugadores canteranos, porque esta norma además de bloquear a los mexicanos se olvida completamente de los chavos, ya que el único jugador nacional en el terreno de juego puede tener 30 o 40 años y con eso ya se estaría cumpliendo con el reglamento. Las Selecciones juveniles le han dado tanto al futbol mexicano pero los directivos se están encargando de acabarlas. Normal.

Algo más. Osorio salió de su cueva y volvió a dar entrevistas, sin embargo, en su reflexión del 7-0 no se ve una autocrítica seria del esquema táctico que mandó ese día a la cancha, para él todo fue una cuestión de mentalidad y actitud… Chivas TV, fiel al estilo de su dueño, prohibió a sus suscriptores quejarse por el servicio. Patético.
pedropenaloza@yahoo.com/Twitter: @pedro_penaloz