imagotipo

ESTO y algo más

  • Pedro Peñaloza

Chivas: ¿Pero qué necesidad?

 

“La experiencia aumenta nuestra sabiduría,

pero no reduce nuestras locuras”.

George Bernard Shaw
Alan Pulido regresa al futbol mexicano, después de su paso efímero en Grecia, por una cifra millonaria que rebasa los estándares establecidos en la compra/venta de futbolistas nacionales. Atrás quedaron sus problemas legales, ya que todos recibieron sus pagos correspondientes, tanto Tigres pudo por fin cobrar sus 10 milloncitos de dólares que exigía y el Olympiakos sus 6 millones por los derechos de jugador. El dinero resolvió todo.

Sin embargo, lo que sí es de llamar la atención es la poca memoria que tuvo el tamaulipeco a su llegada al país, no podemos olvidar que Alan salió huyendo por un problema contractual que tenía con los Tigres, quienes aseguraban que había firmado un adendum el cual alargaba dos años más su estadía en el equipo universitario por un incremento de salario, el jugador siempre negó este acuerdo y peleó por sus derechos ante la Federación. Finalmente, como era de esperarse, la FMF confirmó que el futbolista seguía ligado con los felinos y no podía contratarse con nadie más, de esta manera Pulido, que siempre defendió su palabra, quedaba desprotegido, sumado a que sus compañeros de equipo no mostraron ninguna muestra de apoyo ni los futbolistas de otros clubes, es más su propio entrenador, Ricardo Ferretti, se puso del lado de los dueños del dinero y despotricó contra el delantero.

Ahora, Pulido regresa a México como si nada hubiera pasado, como si todo hubiera sido un sueño, declarando que le tiene cariño al “Tuca”, que siempre va apoyar y querer a Tigres y que nunca hubo una campaña en contra de él para que no fuera convocado a la selección. Ver para creer. Parece que el dinero cambió la forma de pensar de aquel jugador que defendió sus derechos laborales y que sacrificó el dejar de jugar por la búsqueda de la verdad y llevó su caso hasta al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

En otro orden de cosas, el sábado pasado quedó demostrado, en el clásico nacional, que el conjunto que dirige Almeyda, lleno de jugadores canteranos, está preparado para la presión y que no hacen falta grandes contrataciones para pelear por los primeros lugares, sino paciencia y respaldo para los jóvenes. Sin embargo, ahora Vergara trae a un jugador más para competir por la delantera, ocasionando un tapón para los futbolistas que vienen destacando de fuerzas básicas, si ya con la llegada de Brizuela, Peña y Bueno los canteranos eran marginados, ahora con Pulido las oportunidades se verán acortadas para los jóvenes que quieren cumplir su sueño de ser jugadores de Primera División. Como diría el divo de Juárez: ¿Pero qué necesidad?

Por último, este desembolso de 15 millones de dólares por Alan Pulido, muestra la escasez de delanteros mexicanos consolidados. Si ya era complicado encontrar jugadores para esa posición, la aprobación, por parte de los hombres de pantalón largo, de la regla 10/8, para aumentar el negocio,está provocando que los sueldos y contratos de los futbolistas nacionales se eleve a precios de ligas europeas. Una de las ventajas de esta regla, según los federativos, era que los costos de los jugadores mexicanos iba a bajar. Pura arena en los ojos.

Algo Más. El “Hobbit” Bermúdez se encuentra en el Reclusorio Norte por un pleito con su exesposa que le exige una cifra millonaria de 3.6 millones de dólares, sus abogados afirman que ha seguido dando dinero a sus hijos, pero que con el sueldo que gana le es imposible cumplir con el contrato firmado. Un par de compañeros de Puebla están haciendo “boteo” para apoyarlo, pero ¿dónde quedó la famosa Comisión del Jugador? ¿Qué hace la FMF para ayudarlo?
pedropenaloza@yahoo.com/

Twitter:@pedro_penaloz