imagotipo

ESTO y algo más

¿Qué hacer con Ferretti?

“La mente es como un paracaídas, solo funciona si se abre”.

Albert Einstein.

¿Qué razones tendrá una directiva para cambiar un director técnico? Con el sistema de juego del futbol mexicano, torneo corto con Liguilla dónde califican la mitad de los equipos, la principal queja es que no puede convivir la planeación con los resultados. Las 17 jornadas que dura la Liga MX pueden no ser suficientes para valorar el trabajo de un entrenador, pero los clubes que permiten que se desarrollen proyectos normalmente obtienen campeonatos, y caso contrario con los que renuevan la plantilla técnica con un par de malos resultados. En el primer ejemplo tenemos a los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León, que apostaron por el experimentado Ricardo Ferretti para darle identidad y un estilo de juego al equipo; en el segundo podríamos poner varios casos, uno sería el Atlas, el Puebla, los Dorados, y los numerosos estrategas que han desfilado en Verde Valle durante la etapa de Jorge Vergara.

Ahora bien, los dueños y sus empleados tienen que hacer un examen exhaustivo, números, estadísticas, forma de juego, estilos, manera de trabajar y hasta el carácter y modo de pensar para poder contratar a un entrenador, no basta con ver un par de videos, recomendaciones de promotores, ni haber ganado trofeos y campeonatos, la elección de un estratega va más allá, tiene que ver con el proyecto del equipo, objetivos, sin olvidar presupuestos y planeación de fuerzas básicas. En el caso de Tigres la directiva lo tiene claro, su esquema de trabajo prioriza las contrataciones y deja a un lado a la cantera, esto lo puede hacer porque el club es de los que más gasta en compra de jugadores. Bajo este esquema el conjunto nuevoleonés ha logrado sus últimos éxitos futbolísticos y parece que esta fórmula mantiene contenta a su afición que cada quince días manifiesta su pasión por el equipo.

Sin embargo, el gastó desembolsado por el conjunto felino y las empresas que lo respaldan presionan cada torneo para que el club gane campeonatos, por lo tanto, el cuerpo técnico tiene que dar resultados. Ante ello la directiva se ha mostrado paciente y cauta al dejar trabajar a Ferretti y su equipo por seis años ininterrumpidos. Pero, así como existen entrenadores que no les dan el tiempo suficiente para imprimir su sello, también están los que ya no pueden darle más a la institución, es decir, se termina la motivación, los conceptos, el ciclo acaba, las variantes perecen y parece que esto es lo que está sucediendo en Tigres. El Tuca puede ser un buen entrenador, le ha dado mucho al club, empero llegó a su límite su forma de juego ¿qué pretextos puede dar Ferretti a los dueños para no pasar a la siguiente ronda en la liguilla o para haber perdido de esa forma la final de Concachampions y dejar ir el boleto a Japón? Le han dado todo, lo esperaron, le trajeron los jugadores que pidió y hasta contrataron a Mejía Barón para que lo ayudara. No hay pretexto.

Tácticamente, Ferretti no aprendió nada de su derrota contra el América en el Volcán, esa vez los de Coapa jugaron al contragolpe, retrasando líneas y aprovechando los espacios. El miércoles pasado, Antonio Mohamed, utilizó una estrategia similar, pero el “Tuca” continuó con el esquema de siempre ¿Dónde quedaron las variantes? Intentó ajustar en el segundo tiempo con Zelarayán y Fernández faltando solamente 15 minutos para que terminara el cotejo. Con el Monterrey defendiendo desde el inicio del segundo tiempo ¿Por qué tardó tanto en modificar su iba abajo en el marcador? Eso sin contar que la táctica fija fue un desastre. Qué bueno que le dieron la oportunidad a Ferretti para desarrollar sus ideas futbolísticas, pero su ciclo terminó. Es hora de un cambio en la escuadra felina, así lo indican el fracaso de este torneo y tres finales perdidas. Veremos.

Algo Más.Al momento de escribir esta columna no tenemos el resultado entre Chivas-América, pero las dos instituciones se encuentran en una situación antagónica, los tapatíos están en la búsqueda de afianzar un proyecto con Almeyda; las Águilas llevan cinco años construyendo uno. Sin duda veremos un buen espectáculo. ¡Disfrutemos!