imagotipo

ESTO y algo más

  • Pedro Peñaloza

América: ¿Respeto o miedo?

“No hay que tener miedo de la pobreza, ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo”.

Epicteto

¿El América esperando con los once atrás en una semifinal en el Azteca? Así de surrealista fue el parado táctico que mandó a la chancha Ricardo La Volpe. Nadie lo esperaba. El argentino, sorprendió a propios y extraños, defraudó a su afición y modificó su forma de ver el futbol, es decir, el miércoles por la noche fue sepultado lo que quedaba del “lavolpismo”. Es evidente, que el nuevo entrenador de las Águilas no le tiene ninguna confianza a su equipo, es más, parecería que no le gustan los jugadores que hay en el plantel y que prefiere jugar “a no perder los partidos” que a implantar su visión acostumbrada. Él quisiera que este torneo acabara hoy mismo, no se siente a gusto, no ha tenido tiempo para trabajar, no conoce a los jugadores, entró a mitad de campeonato y no quiere arriesgar experimentando, sin embargo, la estrategia que planteó para la Copa dejó más dudas que certezas.

El Coloso de Santa Úrsula no impuso confianza ni respeto para los locales, ya que los tapatíos, sin complejos y miedos, impusieron su ley en la capital, fueron pequeños lapsos de partido en donde los de Coapa pudieron hilvanar un par de toques y contragolpes, pero no más, casi los noventa minutos de juego fueron controlados por los rojiblancos, tal como lo describió su capitán Rubens Sambueza al finalizar el partido: “No tuvimos posesión de pelota, le regalamos el balón a Chivas y cuesta mucho estar corriendo detrás de la pelota y no crear muchas situaciones”. (Cancha, 27/10/16/:6)

En el primer tiempo, Rafael García, que suplía a su suegro en la banca, mandó a Oribe Peralta, Arroyo y Sambueza a evitar que salieran los centrales jugando, sin embargo, en el segundo tiempo el América saltó a la cancha con dos líneas de cinco esperando atrás, y con un solo jugador, Oribe, presionado la salida de Guadalajara, pero faltando todavía más de veinte minutos de partido (minuto 66), fue sustituido su único delantero fijo que quedaba para que entrara otro volante, es decir, renunció al ataque por completo. ¿Fue un parado táctico adecuado o fue una estrategia sumamente medrosa por parte de La Volpe? Un conjunto como el América, que gasta millones en refuerzos y proclama ser uno de los equipos más importantes del futbol mexicano ¿puede permitirse un esquema tan conservador? ¿Su actuación del miércoles se corresponde con la identidad e historia del club?

Ahora bien, el parado americanista fue muy bien aprovechado por las Chivas, que ante la nula presión del rival pudieron adelantar sus líneas, así, los laterales, Sánchez y Ponce, se convirtieron en casi extremos apareciendo constantemente en el área rival. Almeyda leyó bien el partido y mandó para el complemento a sus jugadores más peligros, así el juego se convirtió en un entrenamiento defensa contra delantera, con muchos centros, cambios de ritmos por las bandas, disparos de media distancia y algunas genialidades de la “Chofis” López que abrieron la férrea marca de los defensores americanistas pero que el “Gulit” Peña no pudo terminar.

Con gran justicia están las Chivas en la final, si en los partidos anteriores el América había mostrado avances y cambios en la actitud de varios de sus jugadores esta semana el trabajo de La Volpe dio al trasto. Si hoy terminara el campeonato “estaría en la cuerda floja” la continuidad del “bigotón”, pero nuestra liga a veces suele ser muy cómoda, ya que aún tiene la Liguilla para reivindicarse. Por su parte, la directiva americanista prometió levantar muchos trofeos para celebrar el centenario, hoy solo les queda la Liga y parece complicada si siguen jugando con ese miedo de la Semifinal de Copa. Veremos.

Algo Más. En Pumas parece que hay jugadores inamovibles por más que cometan errores cada fin de semana. Palencia cree que respeta jerarquías pero eso le está costando la eliminación al equipo. ¡Lástima!
pedropenaloza@yahoo.com/Twitter: @pedro_penaloz