imagotipo

ESTO y algo más

  • Pedro Peñaloza

Chivastv: un negocio irreal

“La avaricia lo pierde todo por quererlo todo”

Jean de la Fontaine
Hace un par de meses la directiva del Guadalajara decidió abandonar las transmisiones por televisión abierta, ignorando a millones de seguidores en todo el país, para ganar más dinero vía streaming. Ahora, el costo del paquete para poder ver jugar a los rojiblancos de locales es de dos mil 750 pesos, una cifra que prácticamente se vuelve una barrera infranqueable para un gran porcentaje de familias mexicanas que cada fin de semana se reunían para ver a sus ídolos (en México hay seis millones de hogares que subsisten con un salario mínimo o menos).

En días recientes, el presidente de Chivas, José Luis Higuera, declaró sin ningún descaro o problema ético que el precio mínimo para los partidos de la liguilla en su plataforma serán de ¡500 pesos! Sí, leyó bien, no satisfecho por las ganancias obtenidas hasta ahora, el empresario decide imponer una cifra ridícula para sus transmisiones. En nuestro país el salario mínimo que recibe un trabajador es de 73 pesos, el segundo salario más bajo de América Latina y solo superado por Haití, nación en ruinas por diferentes eventos naturales y por diversos gobiernos corruptos; hasta países con economías más pequeñas como Honduras o Nicaragua tienen salarios más altos; comparándolo con Brasil, el salario mínimo actual es apenas la tercera parte de lo que ganan los trabajadores del país amazónico. Asimismo, somos la nación con los salarios más bajos de la OCDE, es más, ganar un salario mínimo hoy representa, en términos reales, únicamente el 27 por ciento de lo que ganaba un trabajador en 1977.¿En qué cabeza cabe asignar tales precios en este contexto de precarización a un entretenimiento de masas como lo es el Club Guadalajara?

¿Cuál es el nivel socioeconómico en nuestro país? En México casi el 40 por ciento de la población ocupada gana dos salarios mínimos o menos, es decir, este porcentaje puede alcanzar una renta mensual de cuatro mil 206 pesos. Por lo tanto, a Jorge Vergara y a José Luis Higuera les importa poco o nada el aficionado que se encuentra en ese 40 por ciento cuando anuncian sus precios irreales; para ellos solo es importante aquel que pueda pagar. Chivas no es más el equipo del pueblo, más bien, es un club de una élite.
PANAMÁ VS MÉXICO: ENTRE LLUVIA Y PATADAS

Si ir a jugar a Centroamérica para cualquier combinado nacional es complicado, cómo será enfrentar a un equipo que mete la pierna fuerte con un terreno flojo y en malas condiciones. La mayoría de opinadores en los medios se han decantado por un juego aburrido y mediocre por parte del tricolor; sin embargo, sacar un empate contra un conjunto que se vio beneficiado por el estado de la cancha y que en las pelotas divididas suele ir a lastimar y amilanar al contrario, puede ser una victoria. Es cierto que la mayor parte del tiempo la pelota se peleó en media cancha, lo que pudo hacer pesado el partido, pero esto fue porque los dos conjuntos no quisieron arriesgar al error en la zona baja, un resbalón o un mal bote pudieron ser variables que ocasionan una anotación. Por tal motivo, lo que el aficionado al futbol pudo apreciar el martes fue una Panamá que basó su ataque en contragolpes a velocidad y pelotazos largos para ganar la pelota dividida. Juan Carlos Osorio sabía que éstas iban a ser las herramientas del “Bolillo” Gómez y las supo neutralizar. Osorio fue el principal culpable por la goleada de 7-0, ya que no supo leer el parado de los chilenos, ahora en Panamá le podemos atribuir que gracias a lo que mandó a la cancha, México pudo sacar el empate.

Algo Más. La lógica indica que para ser mejor en una disciplina o deporte tienes siempre que competir con los mejores para crecer, ahora sin la Libertadores parece que nuestro futbol da dos pasos atrás. ¿La Concachampions será suficiente fogueo internacional para que los equipos mexicanos suban su nivel?
pedropenaloza@yahoo.com/
Twitter: @pedro_penaloz