imagotipo

ESTO y algo más

  • Pedro Peñaloza

Football Leaks: el descubrimiento de una mafia

Segunda Parte

“Dar ejemplo no es la principal manera
de influir sobre los demás; es la única”.

Albert Einstein

En la entrega pasada nos dimos a la tarea de mostrar las rutas financieras creadas por el promotor Jorge Mendes, dadas a conocer por FootballLeaks y publicadas por Der Spiegel junto con El Mundo y 12 medios europeos más, para su cliente más importante, Cristiano Ronaldo, las cuales consistían en trasladar los pagos por la imagen del jugador a diversas empresas con sede en las Islas Vírgenes Británicas, donde la hacienda española no podía rastrearlos. Los criterios vigentes en España estipulan que Ronaldo debería pagar el 30 por ciento, pero la ingeniería financiera creada por su representante, la cual consiste en: empresas offshore y laberínticas transacciones en Suiza e islas con laxos sistemas impositivos hacen que la estrella del Real Madrid únicamente pague el cuatro por ciento. Una cifra ínfima con respecto a las tasas impositivas de la Unión Europea.

Ahora bien, la carrera de Mendes ha subido como la espuma en los últimos años y la cartera de jugadores que maneja no es nada despreciable, entre ellos podemos contar a diversas estrellas del futbol internacional como: James, Falcao, Pepe, Carvalho, Di María, Diego Costa, Moutinho y la lista continúa. Todos ellos, según FootballLeaks, tenían que cumplir con una condición innegociable para poder pertenecer al “Clan Mendes”, a saber: utilizar un sistema financiero similar al de Cristiano Ronaldo, es decir, evadir impuestos en ganancia de patrocinios e imagen mediante diversas empresas (manejadas por parientes de Mendes), y a cambio, recibirían jugosos contratos por diversas empresas y equipos. El negocio estaba hecho.

Bajo este contexto de opacidad sobresale el caso del actual entrenador del Manchester United, José Mourinho, también cliente de Mendes desde 2004. Este entramado, al igual que el de Cristiano, comenzó en la ciudad de Road Town, en Islas Vírgenes, donde fueron transferidos los derechos por imagen del exentrenador del Madrid, vía las empresas de Mendes en Irlanda; pero ahí no terminaba la red, Mourinho, para protegerse y comprar un seguro por si las autoridades empezaban a sospechar por las compañías offshore, puso como dueña en los contratos a otra empresa pantalla de las Islas Vírgenes; el beneficiario último de este engaño era ¡un fideicomiso en Nueva Zelanda! Apareciendo como beneficiarios la mujer e hijos del entrenador. Una vez trasladada la fortuna al país oceánico, recuperaban el dinero vía transferencias a Suiza con total impunidad.

También, los papeles puestos a la luz pública por FootballLeaksnos muestran hasta qué grado han llegado las cláusulas en los contratos de los jugadores. Por ejemplo: Balotelli, en su traspaso al Liverpool firmó por un salario de 85 mil libras a la semana, más un bono de 150 mil si jugaba cinco partidos seguidos, cinco mil si anotaba un gol o un pago extra de un millón de libras por no ser expulsado por comportamiento violento; asimismo, a Rafael Van der Vart se le impidió por contrato, cuando firmó por Betis, usar zapatos color rojo, ya que eran los colores del Sevilla; o el acuerdo de confidencialidad que tenían que firmar los empleados de Cristiano Ronaldo, el cual les prohibía hablar de la vida del portugués o sus familiares por ¡70 años! Así las cosas en el futbol actual, donde todo cuesta y nada se regala.

Algo Más. Todavía había quienes en los medios le daban esperanzas al conjunto de La Volpe para dar la sorpresa en Japón. La realidad los puso en su lugar, el partido marcó las abismales diferencias entre América y Real Madrid. Esto nos muestra que tenemos que cambiar la forma en que se maneja la Liga MX, dejar de importar y regresar a la Libertadores para poder algún día competir a esos niveles. Pero sabemos que en nuestro país el dinero va primero y el deporte después.

pedropenaloza@yahoo.com/Twitter: @pedro_penaloz